El recepcionista de un hotel de GRanada, España, estaba trabajando tranquilamente cuando alguien entra. Lo escucha, se gira y aparece un hombre tapado con sábanas y la cabeza cubierta con una toalla. Saca la mano derecha y en ella un cuchillo con el que amenaza al trabajador pidiéndole el dinero de la caja.

En un momento dado hace que se va y el recepcionista aprovecha para intentar huir sin éxito. "Cuchillo en mano le dijo que le diese lo que tuviese, la caja imagino. Y en un principio el compañero no sabía como reaccionar", explica Pilar Rivas, responsable de Marketing del hotel.

Segundos después el atracador se sube al mostrador e intenta buscar dinero, el recepcionista huye y el hombre va tras él.

El ladrón fue detenido por los agentes a pocos metros del hotel e investigan si podría tener un cómplice. Cuando lo arrestaron ya no llevaba las sabanas ni el cuchillo.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!