Fu Xuewei, una joven emprendedora china de 25 años que vive en Chengdu, compartió un hermoso álbum de fotos de su "casamiento" que se volvió viral. Sin embargo, no se trata de una boda convencional: en las fotos sólo están hipotética la novia y su abuelo de 87 años.

Lo cierto es que estas fotos fueron una idea de Fu para cumplirle un sueño a su abuelito: entrar los dos juntos a la iglesia y caminar hasta el altar porque él está muy enfermo. Como Xuewei no tenía planes de boda, la joven china decidió igualmente actuar como si se fuera a casar de verdad, ponerse el vestido de novia y organizar una sesión de fotos de primer nivel.

La organización fue un secreto: Fu fue a buscar a su abuelo para llevarlo a un supuesto chequeo al hospital, pero se "desviaron" hasta la iglesia para tomar las fotos, con vestuario y todo..

Luego de que sus padres se separaran cuando ella tenía 10 años, Fu fue criada por sus abuelos. Ellos formaron un vínculo muy especial, e incluso Fu tiene tatuada la cara del hombre en su brazo.

"Me tatué el retrato de mi abuelo en enero porque quiero que mis nuevos amigos y mis hijos puedan conocer cómo se veía", dijo la china.