COLOMBIA - Judy Pineda pasó ocho años en un convento, hasta que decidió que eso no era lo suyo, que necesitaba un cambio. Y tan rotundo fue el cambio que pasó del recato de una vida de monjas a desnudarse en cámara.

Cambio de hábito extremo: de monja a actriz porno

Esta colombiana de 28 años y súper católica -como ella misma se define- relata que el amor de un hombre la impulsó a dejar su vida en el convento. Tiempo de después, se convirtió en actriz porno de webcam.

Nacida en Antioquia, Judy entró de pequeña al convento, con tan solo 10 años. Allí permaneció hasta los 18, pero sintió un amor profundo por un profesor de catequesis y decidió dejarlo todo.

Cambio de hábito extremo: de monja a actriz porno

Se fue a vivir a Medellín y comenzó una vida distinta trabajando en el comercio. Fue ahí cuando conoció a un filósofo que creó la primera "universidad" en Colombia para "modelos webcam". Yudy hizo el casting y quedó.

"Primero me sentí mal, pero ya no. Voy a la iglesia jueves, viernes y sábado y me siento súper bien", expresó Pineda a Radio Caracol. Y agregó: "Mi trabajo es digno y artístico, no le veo nada de malo. Sin embargo, me confieso porque todos los días entro en masturbación y pornografía".

Pineda gana 2500 dólares cada 15 días por el trabajo que hace.

Fuente: Los Andes