CAPITAL FEDERAL - Mikey tiene seis años y volvió locos a sus padres porque quería tener un hermanito. Después de años de lucha por la fertilidad y un difícil aborto espontáneo a principios de 2017, Jessica Marotta y su esposo, Michael, pudieron cumplirle el sueño a su hijo.

"Él solo quería ser un hermano. Veía a todos sus amigos y compañeros de escuela teniendo hermanos, así que creo que eso fue difícil para él. Realmente aguantó", comentó Jessica que ahora, sostiene, completó la familia.

Desde que nació, los dos tienen un vínculo increíble y lo dejan registrado en imágenes. Desde que nació, los dos tienen un vínculo increíble y lo dejan registrado en imágenes.

El momento en el que Mikey pudo ver y tocar por primera vez a su pequeño hermanito, lo grabaron y el video, de tan tierno, se volvió viral y recorre la web.

https://instagram.com/p/BlfhWRblEXf/?utm_source=ig_embed&utm_campaign=embed_loading_state_control

Fuente: La Nación