COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Paola Montañez reclama al sindicato Petrolero el pago de sueldos adeudados por el trabajo de maestranza realizado en un hotel perteneciente a la mutual del gremio. “Habló conmigo el señor Rudy, pero el que me tomó a mí fue el señor Salinas –relató la mujer-; cuando fui a cobrarle, me dijo que le cobre a Rudy, pero él ahora desapareció de la mutual”.

Un problema de salud de su hijo adolescente, llevó a Paola Montañez a radicarse temporalmente en Buenos Aires. El tratamiento de su hijo requería larga estadía y por la necesidad comenzó a buscar trabajo. Cerca de donde se alojaba había un hotel que es manejado por la Mutual de Petroleros Privados. Aunque ella desconocía esa relación institucional, hasta allí llevó su currículum mientras los porteros confirmaban que tomarían personal de maestranza. Finalmente fue contratada y en el mes de abril comenzó a trabajar.

La mujer tuvo como ventaja poder alojarse en ese hotel y trabajar al mismo tiempo. Pero, según cuenta, esta cercanía la ponía en tareas de lunes a lunes y algunas jornadas, hasta las 3 de la mañana. “Limpiaba los departamentos que tienen ellos, del 9 al piso 15, fueron dos meses y medio hasta que Salinas me dijo que no trabaje más porque no me iban a poder pagar”, sigue el relato.

Pasado el tiempo de trabajo, Paola sólo cobró dos cuotas de 5 mil pesos, cuando se había acordado un salario de 10 mil por cada mes, de acuerdo con el reclamo que ella impulsa.

El período laboral comenzó el 4 de abril y finalizó el 22 de junio y con sólo las cuotas parciales, Paola comenzó los reclamos. Ante la falta de respuestas llevó su queja a los medios de comunicación “y me dijeron que no me iban a pagar porque había salido en la radio”, señala Paola. “Esa fue la respuesta recibida aclarándome que si quería cobrar  le cobre al señor Rudy (Fournier), que ni ellos saben dónde está”.

A mí nadie me mandó y esto no tiene que ver con las elecciones

Paola cuenta que como se acercan las elecciones en el gremio, quienes ahora le niegan el pago creen que su pedido puede tener algún interés con este proceso electoral. “Quiero decirle al señor Ávila que a mí nadie me mandó, porque ellos dicen que porque tengo un pariente en la Lista Blanca estoy haciendo esto; pero yo trabajé porque necesitaba trabajo, para mantenerme en Buenos Aires por la enfermedad de mi hijo. Yo no fui mandada por nadie, yo quiero cobrar lo mío porque yo trabajé y necesito cobrar".

Aseguró que "había noches que ni comía; por eso busqué un trabajo y eso no es estar en contra de ninguna lista”.

La mujer denunció que de los meses trabajados no sólo le adeudan salarios sino también papeles, contrato firmado: “…lo único que tengo son las hojas del acta que cuenta cuando yo empecé a trabajar y cuando dejé de trabajar. Yo lo doy por perdido porque ya me dijeron que no me van a pagar. Sé que han echado gente pero es todo por las listas, por las elecciones”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!