NEUQUÉN (ADNSUR) - Pese a que los dinosaurios son parte de la vida cotidiana de cualquier neuquino, el último hallazgo de restos fósiles sorprendió a todos ya que tuvo lugar en el centro de la ciudad, en el predio de la Universidad Nacional del Comahue (UNC).


Los fósiles pertenecen a un dinosaurio saurópodo. Sin embargo, aún se desconoce la magnitud que podría tener el hallazgo porque se encuentra en un área que ha sido erosionada por el viento y la lluvia.

El terreno del hallazgo está ubicado entre el Parque Norte, el corredor vial Leloir-Doctor Ramón, el río Neuquén y el barrio privado Rincón Club de Campo, informó diario Río Negro este miércoles. 

El descubrimiento ocurrió hace una semana y media, durante una salida de campo de estudiantes de la carrera de Geología, de la Facultad de Ingeniería. Del recorrido participaba el paleontólogo del museo de Ciencias Naturales de la Universidad, Juan Porfiri, quien comunicó del hallazgo a la Dirección Provincial de Patrimonio y gestionó los permisos necesarios para realizar el rescate.

Como los restos se encuentran en un sector en el que circulan deportistas, se decidió comenzar el rescate de los fósiles rápidamente y este miércoles por la mañana empezó a trabajar en el lugar el equipo de Paleontología, coordinado por Porfiri y Doménica Dos Santos, junto a un grupo de estudiantes.

Desde la UNC destacaron que el campus está emplazado sobre rocas sedimentarias de la era Mesozoica, donde ya se han realizado numerosos hallazgos fósiles de un grupo compuesto por dinosaurios, cocodrilos, serpientes, aves y huevos de aves.

El parque de los dinosaurios

La ciudad cuenta con un área natural protegida llamada Parque de los Dinosaurios, creada por ordenanza en el 2002, con el objetivo de resguardar uno de los únicos yacimientos de fósiles ubicado en una zona urbana del mundo.

La norma delimitó el sector protegido en su lado sur por el límite norte del conjunto habitacional FOETRA, el límite norte y este de la cooperativa de viviendas Técnico Profesional y la calle Novella. En su lado sureste con calle Huilen. En su lado norte, con un camino sin nombre, y en su límite oeste, con los  terrenos de la peña ciclística San Juan y el club Maronese.

El año pasado, el concejal Francisco Baggio presentó un proyecto para que se reactive el cuidado de la zona y se promueva su desarrollo. Explicó que "el interés es emular lo que han hecho otros municipios de la zona como El Chocón o Plaza Huincul que pusieron en valor su recurso paleontológico en sus aspectos científico y cultural, además del turístico”.