RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - Trabajadores de Agricultura Familiar de Santa Cruz que dependen del Ministerio de Agroindustria de la Nación realizan una jornada de reclamo y difusión por una inminente nueva ola de despidos en la cartera que conduce Luis Miguel Etchevehere.

Trabajadores de Agricultura Familiar de Santa Cruz en alerta por despidos

Según pudo saber La Opinión Austral, las autoridades del Ministerio ya informaron al coordinador en Santa Cruz que desaparecerá toda el área de la Secretaria de Agricultura Familiar en donde trabajan unos 600 trabajadores en todo el país y siete en la provincia que ayudan al desarrollo de la economía de 584 familias rurales que se encuentran registradas de pequeños productores, chacareros o artesanos en la provincia.

Los técnicos están radicados en cuatro localidades de Santa Cruz: Río Gallegos, Caleta Olivia, Gobernador Gregores y Puerto Santa Cruz, que se quedarían sin su fuente principal de ingresos. Pero no se perdería sólo su fuente laboral; desde 2015, a través de ellos el Gobierno Nacional ejecutó $ 4.077.914 en distintos proyectos para desarrollar la actividad de los pequeños productores.

“Todo ello poseyendo un solo vehículo, atendiendo en dos edificios compartidos, poniendo los recursos propios con la convicción que se trabaja por el bienestar de la población históricamente invisibilizada sin ningún tipo de bandera política salvo de la de representar a un organismo nacional”, señalaron los trabajadores que se organizaron para intentar revertir la decisión de ajustar el área.

En mayo de este año el Ministerio de Agroindustria despidió a 330 personas, de las cuales 150 eran técnicos y técnicas de terreno de la Secretaría de Agricultura Familiar. Ahora anunciaron una nueva ola de despidos.

PRODUCTORES FAMILIARES

Se consideran como Agricultores Familiares a los pequeños productores agropecuarios, forestales, pescadores o con actividades artesanales, agroindustriales o turísticas cuando estas utilicen recursos de origen agrario, utilizando mayoritariamente para su trabajo la mano de obra familiar.

Necesitan de una política diferencial ya que tienen la característica de tener un acceso limitado a los recursos, por lo que su realidad y posibilidades son diferentes. Muchos de ellos, perviven con serios problemas de acceso a la tierra (su titularización) o al agua, con unidades mínimas para la producción pero que mantienen su fuerte vocación de productores ya que la agricultura familiar es “una forma de vida”.

La Agricultura Familiar en Argentina representa el 71% de los productores agropecuarios, 65,6% de la superficie total de los Establecimientos Agropecuarios (EAPs), y contempla el 53% del empleo rural nacional. El 50% de la comida consumida en los hogares argentinos proviene del pequeño productor, además, estos agricultores aportan a la seguridad alimentaria, la mejora en la nutrición y el uso sostenible de los recursos naturales