Las prepagas vienen perdiendo socios desde el inicio de la pandemia y aún jo pueden recuperarse. ADNSUR conversó con Mario Koltan, Presidente de Boreal Salud y miembro de CEMPRA para conocer los detalles de la situación de las empresas de medicina prepaga.

“Las obras sociales que tienen menos de 10mil afiliados no pueden mantenerse por los costos, no solo por la situación económica, sino porque los medicamentos, los equipos médicos que son muy caros y distorsionan cualquier obra social”, explicó Koltan.

“Una situación es la de los medicamentos, que el ANMAT solo regula que cumplan con los protocolos para que sean seguros, pero no regulan el precio, van de 12mil y 100mil dólares. Tenemos que traducirlo a dólares porque los medicamentos son importados. Estos precios de estos medicamentos distorsionan y no permiten cumplir con el concepto de solidaridad de las obras sociales”

“Estamos hablando de las obras sociales sindicales, las empresas de medicinas prepagas, igual tienen la misma situación. Hace aproximadamente 10 u 11 años se inscribieron 735 empresas de medicina prepaga pero la superintendencia está siguiendo el proceso y dio de baja más de 68. En el caso de las obras sociales solo se las observa pero aún no se define qué pasará por hay más de un millón ciento cuarenta mil que dependen de eso”

“Es urgente resolver un proceso de depuración, aquellas obras sociales que no son viables, se repiensan o se juntan con otras obras sociales, para garantizar el derecho constitucional de la salud”

Los temas a solucionar son los precios de los medicamentos: “No puede ser que los laboratorios definan los precios” indicó Koltan, y agregó: "Los fondos que se destinan a discapacidad se tienen que rever, el área de salud cubre todo los servicios educación, transporte y salud, nosotros pedimos que eso se desglose y no todo vaya al presupuesto de salud, sino que lo que sea de transporte vaya a esa parte del presupuesto” 

Salud: las prepagas perdieron más de 320 mil socios durante la pandemia

NUEVAS PRESTACIONES POSPANDEMIA 

“Se avanzó bastante en el medio de una situación desconocida, estuvimos paralizados un año y cayó el acceso de la población a los servicios médicos, se instaló la telemedicina, la recta electrónica que ya es ley, se está empezando a regular. La telemedicina nunca va a remplazar al consultorio físico, pero la telemedicina vino a ser un gran regulador, sobre todo los que acompañan al covid, que antes no se hacía, cuando se diagnostica una patología no se lo sigue, hasta que no aparece en el consultorio, con el COVID, pasó otra cosa, se dio un seguimiento profesional”

La atención de estas herramientas si vinieron para quedarse, como la historia clínica digital, la receta electrónica, permiten que el servicio sea más ordenado. 

“Muchas obras sociales perdieron afiliados porque perdieron trabajo, para que tengamos una idea ya sea porque no se atendió desde la empresa o porque no llegaban a pagar el valor de la obra social, la actividad bajó de 2 millones ciento ochenta mil afiliados, hoy no llega a 1 millón ochocientos mil. Se fueron más de 320mil afiliados de la medicina prepaga, algunos volvieron a su obra social de origen, en algunos casos sindical”.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!