El Aeropuerto General Mosconi de Comodoro Rivadavia se encuentra dentro del top ten de las estaciones aéreas que transportan mayor cantidad de pasajeros en todo el país. Por detrás de aeropuertos turísticos como Ezeiza, Aeroparque, Córdoba, Iguazú, Bariloche, Córdoba, Mar del Plata, Mendoza y Neuquén, se encuentra la renovada estación que este año transportó 43.929 pasajeros más que al mismo periodo de 2017, y que en el último año contabilizó 8.400 movimientos de aeronaves, entre despegues y aterrizajes domésticos, internacionales y de carga.

Así lo reflejan los datos oficiales a los que accedió ADNSUR. Los registros indican que hasta octubre del año pasado habían viajado 509.486 pasajeros y este año el número ascendió a 553.415. Este año también creció la cantidad de aeronaves que pasaron por la estación aérea: en 2017 se contabilizaron 7.514 a octubre y este año 8.537.

A contrapartida, mientras crece la ocupación aérea, que ronda un 70%, según la cantidad de plazas que hay disponible, cayó la venta de pasajes terrestre de larga distancia hasta un 50%, aseguraron desde las diferentes empresas consultadas por ADNSUR.

En este sentido, también hubo una reducción en la cantidad de coches utilizados para unir los principales destinos y al menos una unidad se quitó en cada frecuencia cuando se habla del tramo Comodoro Rivadavia - Buenos Aires, un trayecto de referencia al momento de pensar en traslados terrestres y aéreos.

Las fuentes consultadas aseguran que la escasa diferencia de precios, el tiempo de viaje y el segmento de pasajeros que suele venir y partir de la ciudad son los factores que influyen en esta forma de transportarse.

En las empresas de transporte terrestre de larga distancia aseguran que las ventas cayeron hasta un 50% este año.

EL AÉREO VARIA, EL TERRESTRE SE MANTIENE

Según el relevamiento que realizó ADNSUR, el último mes las empresas de transporte terrestre aumentaron sus pasajes un 30% aproximadamente. De esta forma, en la actualidad para viajar a Buenos Aires vía aérea se pueden encontrar pasajes desde los $2000. Mientras que en colectivo el valor ronda entre los $2800 y los $3200 en efectivo, de acuerdo al servicio: semicama y cama.

Sobre este punto se debe tener en cuenta que el costo del pasaje aéreo varía de acuerdo a la disponibilidad y la cercanía del vuelo. Así, si se busca un pasaje en los principales sitios de venta online se puede encontrar boletos de 8.000 a 14.000 pesos, dependiendo del tiempo de anticipación.

Similar situación se da en otros tramos como por ejemplo Neuquén – Comodoro Rivadavia. En ese tramo se pueden encontrar tarifas por 2300 pesos vía aérea y terrestre, pero con una gran diferencia horaria, ya que el avión demora apenas más de una hora y el colectivo al menos 12. En este tramo la brecha de precios cambia significativamente con la cercanía del tiempo de vuelo, ya que si se quiere viajar de un día para otro se puede llegar pagar hasta 22.000 mil pesos.

El porqué de esta diferencia entre Buenos Aires y Neuquén se explica en el tipo de tramo, ya que la ciudad del norte de la Patagonia es un destino petrolero y según fuentes consultadas hoy es la frecuencia que mejor resultado da a las empresas, por el vínculo entre ambas ciudades y el rubro hidrocarburifero.

Con este diagnóstico también coincidió Guillermo Schneider, presidente de la Asociación Patagonica de Agencias de Viajes y Turismo quien sostuvo que “el vuelo petrolero es uno de los más exitosos del país, igual que el vuelo a Córdoba”.

Son vuelos en los que tranquilamente podes poner dos frecuencias diarias y las seguís llenando”, consideró el también presidente de COTAL (Confederación de Organizaciones Turísticas de América Latina).

Y en relación al costo de las tarifas explicó que se trata de un buen síntoma para la ciudad ya que significa tener mayor cantidad de frecuencias. “Las tarifas baratas significan pocos asientos y poca ocupación, y Comodoro no se destaca por tener tarifas bajas y tampoco por el asedio de las low cost porque estos servicios como Comodoro, Río Gallegos, Calafate, Ushuaia son destinos que tienen muy largo recorrido y dos horas de alto consumo, entonces nadie se tienta a venir acá. Las low cost se tientan en lugares que le dejan dinero, o sea de alta calidad y buena ocupación. Y acá pasa lo contrario, por eso hay que aplaudir las tarifas caras. Nuestra asistencia aérea es muy buena, la ganamos, no nos han regalado nada. Aerolíneas Argentinas tiene por ejemplo deficit, pero este es un lugar con superávit”, sentenció Schneider.

POCAS PERSPECTIVAS

Por lo pronto, se espera que en las próximas semanas, con la llegada de las fiestas y el final del ciclo lectivo universitario aumente la ocupación de plazas. Y en esa línea se dan dos situaciones: aumentarán los boletos aéreos por el incremento de la ocupación; y las empresas de larga distancia terrestre sumarán coches para dar respuesta a la demanda.

Sin embargo, por el momento la baja de ventas de pasajes terrestres genera incertidumbre en las empresas de larga distancia de lo que sucederá en los próximos meses, principalmente diciembre.

Las empresas aseguran que en el actual fin de semana largo ya se hizo sentir la baja de ventas e inclusive a diferencia de otros fin de semana extendidos no se sumaron más coches y algunos se completaron casi sobre la fecha. Además no hubo la cantidad de ventas que se registraron en el mismo mes del año pasado, y todo hace prever que el rubro aéreo mandará en trasporte con los 12 vuelos que hay de lunes a viernes y los 9 que se contabilizan sábado y domingo de las empresas Aerolíneas Argentinas - Austral, Latam, Andes y LADE, algo que se debe celebrar ya que como dijo Schneider “la conectividad es un fenómeno de desarrollo”.