CAPITAL FEDERAL (ADNSUR)- Aerolíneas Argentinas anunció que el lunes serán cancelados todos sus servicios, debido a la decisión que tomaron los empleados aeronáuticos de realizar un paro. Esta determinación tendrá impacto sobre 371 vuelos y afectará a más de 40 mil pasajeros, según estimaciones de la compañía.

Cabe recordar que los gremios de pilotos (APLA y UALA) y el personal de tierra, agrupado en la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), los técnicos de APTA y la Unión del Personal Superior (UPSA), había anunciado un paro para el inicio de la próxima semana.

En tanto, la línea de bandera emitió un comunicado en el que recuerda que la medida de fuerza es la cuarta que los sindicatos realizan contra la empresa en lo que va de noviembre. Los viernes 2 y 16 hubo medidas de fuerza por parte de la Asociación de Aeronavegantes (AAA) y el jueves 8 hubo otro paro llevado adelante por los mismos sindicatos.

Frente a esta nueva huelga, Aerolíneas justificó la cancelación de sus vuelos "por la necesidad de proteger mejor a sus pasajeros, reprogramando sus vuelos de la manera más ordenada posible".

Además, la compañía expresó: "la empresa busca evitar situaciones de confusión y problemas para el pasajero como las ocasionadas por el paro del pasado jueves 8, cuando durante 11 horas los gremios tuvieron de rehenes a más de 30 mil personas que no pudieron volar, y a las que incluso privaron de la posibilidad de acceder a información sobre sus vuelos".

Asimismo, Aerolíneas les solicitó a los pasajeros que tenían previsto viajar el próximo lunes que "estén atentos a los medios de contacto registrados al momento de hacer la compra del pasaje, sea mail o teléfono", ya que, por esa vía les llegará la información respecto de la reprogramación de los vuelos.

Los pasajeros afectados ya tienen disponible la posibilidad de cambiar sus pasajes por otras fechas o destinos durante un lapso de 30 días, a través de la misma vía por la cual los compraron. También podrán reclamar el reintegro de las sumas abonadas, puntualizó la empresa estatal.

Fuente: Perfil