RÍO GALLEGOS - La unidad de Andesmar arribó a la terminal de ómnibus de la capital de Santa Cruz, cerca de las 17,30 del jueves, con los últimos 9 pasajeros, 6 con domicilio local y 3 de Río Turbio, que eran esperados por un transporte municipal.

"El colectivo venía bajando desde Jujuy, pasando por Córdoba y Mendoza, de donde provienen en su mayoría estudiantes", dijo a Télam Claudia Picuntureo, secretaria de Coordinación del municipio local.

La funcionaria municipal aseguró que "todo transcurrió con total normalidad, con la aplicación de los protocolos correspondientes".

"Los vecinos se fueron a sus domicilios, no en autos particulares sino en taxis o remises habilitados, que son los que tienen todas las medidas de bioseguridad y en el domicilio que declararon, deben cumplir el aislamiento de 14 días, durante los cuales son controlados por el observatorio municipal Covid-19", agregó.

Picuntureo añadió que el transporte de larga distancia con una periodicidad semanal, se suma a los vuelos comerciales, uno por semana a Río Gallegos los miércoles y otro a El Calafate, los sábados, habilitados para el mes de noviembre.

"Hay una agenda definida al menos para el mes de noviembre, con vuelos comerciales cada miércoles a Río Gallegos, los jueves un colectivo y los sábados un vuelo a El Calafate", añadió.

En el caso de riogalleguenses que por falta de plazas hacia su destino llegan en el vuelo de El Calafate, "también hay que buscarlos en un transporte habilitado y cada uno paga su pasaje terrestre a destino", dijo.

Picuntureo agregó que "de acuerdo a cómo se vaya desarrollando la situación epidemiológica y el funcionamiento de los protocolos, veremos si se incrementan los vuelos y colectivos".