De artistas, con diseño grafitero y hasta con manual de uso: éstas son las últimas tendencias de diseño gráfico aplicadas a la enología.

Aun cuando muchos pensaban haberlo visto todo en lo que se refiere al diseño gráfico aplicado a la enología, la creatividad en este terreno parece no tener coto. Así lo demuestran muchas de las novedades que continúan ampliando la vasta oferta vinícola que existe en este país y tientan a sus sedientos habitantes a través de una imagen bien diferenciada. Al fin y al cabo, beber también entra por los ojos. Considerando el maremágnum de nuevas marcas que invade el sector vernáculo, vestir el vino con un diseño que sea capaz de llamar la atención del consumidor se antoja un complejo desafío, cuando no una tarea ímproba.

Ante semejante reto, las bodegas suelen esgrimir las consabidas técnicas marquetinianas para sintonizar con sus clientes potenciales, escogiendo estratégicamente la marca -la que buenamente puedan, porque la mayor parte de los nombres que al aficionado se le puedan ocurrir ya están registrados- y desarrollando un lenguaje visual acorde a ella, así como al target pretendido.

En los lanzamientos más recientes del vino español se perciben tres tendencias: el regreso a la estética clásica, en una puesta al día de las de toda la vida en clave más refinada; la apuesta por una creatividad más ligada al mundo del arte, con dibujos e ilustraciones muchas veces barrocos, aunque también a menudo minimalistas, y un diseño de impronta colorista, juvenil y vivaz, que suele coincidir con nombres divertidos y originales -cada vez menos, hay que decirlo- que remiten al espíritu festivo de esta bebida. En este último género pueden englobarse las llamadas con mensaje, recurso también cada día más habitual.Como las etiquetas de líneas clásicas están más vistas, en estas páginas se reproducen algunos ejemplos de las otras dos tendencias en boga.

Entre el rock y la solidaridad

Entre los diseños de querencia arty, destacan especialmente el del tinto riojano Kalamity 2015 -que subraya el cariz siniestro del nombre con la tétrica imagen de un esqueleto andante, emulando un grabado antiguo-; la sutileza de la ilustración de Broder 2016, tinto mallorquín nacido de la colaboración entre el rockero Ariel Rot y la bodega Ànima Negra -con dos perfiles superpuestos en un juego de transparencias-, y la surrealista estampa de los pollos antropomorfos -inspirada en el cuadro American Gothic, de Grant Wood- de Manar dos Seixas 2016, el flamante ribeiro de la colección Gallina de Piel, pergeñada por David Seijas, quien fuera sumiller de ElBulli. También los cavas Estel Estima, blanco y rosado, que ha elaborado en Cataluña la bodega mallorquina Terra de Felanis con fines benéficos -las ganancias de las ventas de las 10.000 botellas se destinan a la Asociación pro salud mental Estel de Llevant-, etiquetados con lienzos firmados por el pintor Rafel Joan. En el grupo de los más coloridos y llamativos cabe mencionar la botella del nuevo Homenaje Blanco 2017, cuya etiqueta, impresa en tinta verde metalizada, está inspirada en el arte grafitero y es una alegoría al disfrute. No podía ser de otra forma, tratándose de un lanzamiento que pretende impulsar "una nueva forma de vivir el vino". Esta novedad de la bodega navarra Marco Real incluye varios mensajes -"Homenaje a los que arriesgan", "Homenaje a los que viajan", "Homenaje a la vida"...-, táctica que comparten dos de las últimas creaciones de Democratic Wines, el heterodoxo proyecto impulsado por los responsables de Vintae, compañía que produce vinos en distintas regiones del país.

Una de ellas es la serie Bienbebido, que busca encontrar parejas ideales, señalando en la etiqueta el mejor alimento para tomar con cada vino: pulpo, pollo, cerdo, vaca, jamón y queso. La otra resulta todavía más arriesgada y revolucionaria: Organic & Orgasmic, vinos ecológicos, naturales y biodinámicos que reivindican el comercio a granel y llegan a la mesa en envases reutilizables.Por fin, otra novedad con mensaje es el Chartier Ribera 2012, firmado por el canadiense François Chartier, especialista en armonías moleculares, cuya etiqueta reproduce imágenes de los alimentos más afines al primer tinto español de este experto de renombre internacional.

Fuente: elmundo.es