Matías Pauluch esperaba el colectivo a pocos metros de una estación de servicio. Estaba solo en la parada, resguardándose de una lluvia inesperada e incesante.

Fue allí cuando observó una moto con tres personas a bordo: la madre detrás, el niño en el medio y el padre conduciendo. De repente, vio que de la moto en la que circulaba la familia se caía un pañuelo, una mamadera y una bolsa.

Cuando se acercó a levantar las cosas de la calle, descubrió que había una enorme cantidad de dinero en la bolsa.

Sin dudar, averiguó dónde vívían las personas que vio pasar y conoció la historia que se escondía detrás de los objetos: “Me comentaron que habían vendido una moto y una parte de un terreno para juntar ese dinero. Tenían que hacer un tratamiento con uno de sus hijos que está muy enfermo”.

Encontró más de $2 millones tirados en la calle y los devolvió: "Son para un nene que está muy enfermo"

“Para mí es un acto normal, si algo no es tuyo se devuelve. Yo no los conocía, ni tampoco me gusta hacer alarde del hecho, pero vi la posibilidad de ayudarlos", contó el hombre de 35 años. El hecho ocurrió en la localidad misionera de Leandro N. Alem.

El misionero agregó: “Yo no conté el dinero, pero cuando entregué la bolsa el hombre me dijo que había $2.500.000. Calculo que un poco menos, pero la cifra era muy cercana”. Finalmente, le ofrecieron un total de 10 mil pesos de recompensa, pero él no los aceptó.

“Para mí es un acto normal, si algo no es tuyo se devuelve. Yo no los conocía, ni tampoco me gusta hacer alarde del hecho, pero vi la posibilidad de ayudarlos y no lo dudé”, relató el hombre que trabaja en una maderera durante la semana y los sábados es el encargado de las relaciones públicas de la disco Amarena.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!