Lo aseguró el líder de los Petroleros de Neuquén y senador nacional Guillermo Pereyra. Reconoció que el que consume drogas "expone a todos y eso es un riesgo".

Vaca Muerta Foto: Archivo Clarín

CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El senador y secretario general del Sindicato de los Petroleros de Neuquén, Guillermo Pereyra, disparó que entre los trabajadores de Vaca Muerta hay un “40% de adictos” a las drogas. Según precisó, la cifra surge de los test a los que suelen someter a empleados de la industria.

"El gran tema es cómo llega y cómo se distribuye. Hay que profundizar en cómo llega. No creo que ingrese directamente a Añelo, la venden en otros lugares", dijo en diálogo con LU5 de Neuquén y agregó: "cualquier compañero que consume expone a todos y eso es un riesgo”.

En 2015, el secretario de los Petroleros de Neuquén había expresadp algo similar en el marco del VII Seminario Estratégico sobre la ‘Evaluación de las Perspectivas Energéticas de la Argentina’. “Se trata de un problema delicado que nos va a superar si no actuamos”, señaló por entonces y cuestionó que "el sector empresario lo está mirando desde la tribuna”.

Es que, según los números, el desarrollo industrial en la zona de Añelo -“capital” de Vaca Muerta- llegó acompañado de un aumento en el tráfico de drogas hacia esa zona del país.

El sindicalista Pereyra, en un acto en Casa Rosada en 2017. (Foto Emmanuel Fernández)

Según detalla Clarín, los altos salarios, la numerosa cantidad de días abocadas al trabajo en sectores inhóspitos, la falta de actividades por fuera de la agenda laboral, son algunos de los ingredientes que apuntalan el consumo de estupefacientes por parte de los trabajadores petroleros.

En marzo de este año, el ministerio de Seguridad dirigido por Patricia Bullrich, dispuso que un total de 800 efectivos se trasladen a la Patagonia para combatir el narcotráfico y las acciones de Resistencia Ancestral Mapuche (RAM). De ese total, la mitad fue destinada a Comodoro Rivadavia y la otra mitad, a Plottier.

En mayo, Gendarmería Nacional descubrió un cargamento de 21 kilos de cocaína con destino al yacimiento no convencional por valor de 15 millones de pesos.

Fuente: Clarín