COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – En sesión extraordinaria y por unanimidad, el Concejo Deliberante ratificó la ordenanza que prohíbe el uso total de pirotecnia, incluidos los productos que no generan estruendo. Solo estará permitido su uso en el aniversario de Comodoro. Además, se aprobó una ampliación presupuestaria para el pago de a la asignación especial única a empleados municipales y el aguinaldo, y se avaló el aumento del 4% a partir de enero, tras el acuerdo paritario con el sector.

La concejal Adriana Casanovas, autora del proyecto que aprobó la prohibición de la venta, comercialización, acopio y uso de pirotecnia en todo el ejido de Comodoro, solicitó una moción al comienzo de la extraordinaria para ingresar y tratar sobre tablas el proyecto de modificación para ratificar la ordenanza ante interpretaciones erróneas que surgieron la semana pasada.

La edil del FpV hizo un recuento del proceso de trabajo de la ordenanza, que se aprobó en mayo y hoy “casi ocho meses después y a dos semanas de las fiestas navideñas no se logra poner en vigencia completamente”. “Nos vemos obligados a modificar un artículo y especificarlo para que no queden dudas que la prohibición es total”, afirmó.

El trabajo que demandó el proyecto de ordenanza y el objetivo claro en beneficio de los chicos que padecen autismo u otros trastornos y sufren por el ruido de las explosiones fue valorado por los tres bloques del Concejo Deliberante. En este sentido la concejal Casanovas recordó las reuniones con los padres de la agrupación TEA: “A ninguno de los integrantes de este cuerpo nos movió ningún otro fin que no sea el querer darle a estos chicos una mejor calidad de vida. Agradezco el apoyo de los padres que nos movilizó a hacer esta ordenanza, a los concejales de los tres bloques, al presidente del Concejo Deliberante y a la prensa que difundió los alcances de esta ordenanza”, sostuvo.

Por su parte, el presidente del bloque Chubut Somos Todos, Ricardo Gaitán, valoró el trabajo de Adriana Casanovas y argumentó: “Los conceptos de la concejal preopinante son reales y están hechos en función de un trabajo muy arduo para la autoría de la ordenanza general”. Cuestionó duramente a la Secretaría de Gobierno y principalmente al subsecretario Daniel Campillay:  “El 29 de noviembre el secretario de Gobierno nos manifestó que todavía no habían podido reglamentar la ordenanza. Le insistimos con la celeridad y con la publicidad de la prohibición. No solo no cumplieron con este último sino que, si uno toma la reglamentación, tiene fecha de resolución del día 27 de noviembre. O sea que nos mintieron. Nos siguieron vapuleando por los medios, diciéndonos prácticamente que éramos 12 ´tarados´ que no entendíamos nada. Fueron a un sector de km.8 a hacer pruebas de sonoridad que tendrían que haber hecho hace un año, en un vehículo no apto para transportar explosivos”, sentenció.

El edil calificó este episodio como “un conflicto de poderes, suscitado por un subsecretario, que con una resolución quería avasallar una ordenanza que es muy clara” y ratificó: “Lo que estamos votando los 12 concejales hoy es con una convicción de que esta ordenanza tiene un espíritu de evitar trastornos en estos chicos”. Por otro lado, respondió a la solicitada publicada por un empresario local: “Si hubo comerciantes que conociendo la ordenanza que se aprobó en el mes de mayo aducen que algún funcionario les dijo que compren mercadería, que se arregle con ese funcionario”.

Por su parte, el presidente del bloque Cambiemos, José Gaspar, bajó un mensaje tajante: “La ordenanza de pirotecnia sancionada en mayo tenía un articulado muy claro donde no puede haber ninguna interpretación errónea. En Comodoro Rivadavia está prohibido la venta, comercialización, depósito y uso. Sin embargo, los funcionarios hablaron de zonas grises. La zona gris es el accionar de la subsecretaría de Fiscalización en la aplicación de esta ordenanza”.

Respecto al espíritu de la ordenanza, esgrimió: “Para nosotros el ser humano está primero. Cuando acompañé este proyecto fue convencido, acá había un consenso generalizado en favor de la salud de la gente. Si la gente pudiera ver los efectos que esto causa en los chicos que lo padecen, nadie tiraría pirotecnia”. En la misma línea se manifestó el concejal del FpV, Guillermo Almirón: “-Desde esta gestión del Concejo Deliberante -hay un criterio referido a la salud en general que lo hemos establecido como prioridad. Después va en los comportamientos culturales, por eso planteamos la modificación del artículo 3 para no librar a interpretaciones antojadizas. Ahora dejamos en claro que se puede solo en un evento de la ciudad”, dijo.

El concejal Nicolás Caridi también pidió la palabra y lamentó profundamente la solicitada mencionada y “que se dude cómo se ha trabajado”, al tiempo que manifestó: “Esta ha sido una ordenanza ampliamente debatida con todos los sectores. Se analizaron alternativas y finalmente se decidió la prohibición general”.

La ordenanza fue aprobada por unanimidad en forma nominal artículo por artículo y concejal por concejal. 

El temario del día por el cual se había convocado a sesión extraordinaria era el tratamiento de la ampliación presupuestaria de $22.8 millones para el pago de aguinaldos y de la asignación familiar complementaria excepcional para empleados municipales. El bono de fin de año significará un ingreso excepcional de $5.500 para trabajadores de planta permanente, transitoria y contratados, mientras que los becados recibirán un bono de $4 mil. Paralelamente se aprobó el aumento salarial del 4% desde el mes de enero acordado entre el intendente y los gremios y la nueva escala salarial que ingresó y se aprobó sobre tablas.

La ordenanza que avala el pago del bono fue aprobada por mayoría, con 11 votos a favor y una abstención por parte de la concejal de Chubut Somos Todos, Norma Contreras, quien argumentó: “Nosotros como concejales debemos decidir sobre el destino de los recursos que los contribuyentes nos aportan. Este año la ciudad se vio agravada por la tormenta y a ocho meses en ciertos aspectos estamos ´en un veremos´. La realidad nos muestra dos aspectos: gente que no necesita un plato de comida pero sí que le den obras. Y la otra realidad, la de gente que socialmente ha ido decreciendo por la pérdida del trabajo y están en situación de necesidad”.

El concejal del FpV, Mario Soto, le respondió: “Una cosa no tiene que ver con otra. Este Estado municipal ordenado tiene la capacidad de tener paritarias abiertas permanentemente y hoy tenemos la posibilidad de cumplir con lo que se pactó, ese 4% de aumento prometido”. Al mismo tiempo, reconoció que Comodoro “ha pasado por uno de los momentos más graves de su historia” pero que es el Municipio “el que atiende a los afectados, mientras la ayuda de Nación y de Provincia llega a cuenta gotas”. Por último, valoró el trabajo de la planta municipal durante el temporal: “Cuando se produjo esta catástrofe, los primeros que salieron a ayudar fueron los trabajadores municipales”.