CAPITAL FEDERAL - El lunes, el gobierno popular del condado de Ningshan, provincia de Shaanxi, en China, informó que una persona murió por hantavirus.

Según publicó la agencia oficial china Xinhua, se trata de un trabajador de la empresa Luyang Aquatic Food, que contrató un colectivo  para trasladar a sus empleados migrantes, los cuales partieron de Mengding, en la provincia de Yunnan.

El hombre empezó a sentirse mal durante el viaje y fue trasladado a un hospital local, donde le hicieron pruebas, dando negativo a COVID-19, pero positivo a hantavirus. 

A modo preventivo, al resto de los 32 pasajeros se les puso en observación médica.

El hantavirus -que en 2018 tuvo en vilo a Chubut- se transmite por el contacto con la saliva, las heces o la orina de roedores infectados; deposiciones que, al secarse, se volatizan y combinan con el polvo, por lo que pueden ser inhaladas, informó Clarín. 

Es una enfermedad zoonótica emergente transmitida por roedores y los síntomas de pueden desarrollarse hasta 42 después de la exposición (y en algunos casos hasta 56 días), lo que dificulta la identificación de la fuente exacta de la infección.

En el continente Americano se registraron 6.355 casos de hantavirus, principalmente en Brasil (2.032), Argentina (1.350) y Chile (1.028), según cifras de 2016 de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La etiqueta #hantavirus se volvió tendencia en Twitter, con numerosos usuarios en pánico afirmando que se trataba de otro virus mortal originado en China. "China, deja de comer todo lo que se mueve", pidió uno de ellos.

Sin embargo, el hantavirus no es nada nuevo. La enfermedad se transmite por el contacto con la saliva, las heces o la orina de roedores infectados; deposiciones que, al secarse, se volatizan y combinan con el polvo, por lo que pueden ser inhaladas. Al respirar aire contaminado, recibir mordeduras o tener contacto directo con los transmisores del virus, las personas desarrollan una enfermedad aguda que ataca los pulmones.

La OPS agrega que para prevenir este virus se debe evitar el contacto con roedores y excreciones de ellos, en combinación con prácticas higiénicas del medio que impidan a los roedores colonizar la vivienda y los sitios de recreo y trabajo.

Los síntomas iniciales del hantavirus son parecidos a los de la gripe: fiebre, dolores musculares y de cabeza, náuseas, vómitos, a veces dolores abdominales y diarrea. Días después, puede haber dificultad respiratoria, que eventualmente se agrava. No obstante, los casos de transmisión de persona a persona son muy raros.

Según la OPS, para prevenir este virus se debe evitar el contacto con roedores y excreciones de ellos, en combinación con prácticas higiénicas del medio que impidan a los roedores colonizar la vivienda y los sitios de recreo y trabajo.