COMODORO (ADNSUR) - Fuentes de la cadena de comidas rápidas “Mostaza” detallaron en contacto con ADNSUR que se avanza en la instalación de un local de dos pisos en pleno centro de Comodoro Rivadavia, que estará ubicado en San Martín y Pellegrini, con la proyección de que comience a funcionar en la segunda mitad de este año. La inversión es estimada en el orden de los 600.000 dólares y se podrían generar alrededor de 80 puestos de trabajo.

La cadena llegará a Chubut de la mano de su habitual sistema de franquicias, por lo que se indicó que ya está avanzado el proyecto para comenzar a funcionar, en el primer trimestre de este año, en la ciudad de Trelew, mientras que en el segundo semestre se prevé iniciar la actividad en la urbe petrolera.

Paralelamente, en la ciudad de Comodoro Rivadavia se remodelará el local de la marca que ya funciona en el interior del supermercado Wall Mart de barrio Pueyrredón, donde se incorporará tecnología y maquinaria importada, acorde a la evolución de los locales del resto del país, según indicaron desde la compañía.

“Vamos a brindar al cliente otra experiencia de compra, con una cafetería con una variedad importante, un sector para los chicos: es decir, un local en el que se pueda convocar a la familia”, indicaron desde la empresa, en torno al proyecto que se emplazará en el área céntrica. Se trata de un local de 500 metros cuadrados, con dos plantas, con una inversión estimada en "el orden de los 600.000 dólares y proyectamos ocupar alrededor de 80 personas”, precisó uno de los ejecutivos en relación al proyecto de Comodoro Rivadavia.

Una característica adicional es el perfil de empleo generado, ya que se apunta a la inserción laboral de jóvenes, en muchos casos estudiantes universitarios: “por lo general brindamos el primer empleo y ofrecemos capacitación, lo que favorece la inserción en el mercado laboral”, se indicó. 

Apuesta en el marco de crisis

Se trata de una inversión importante, considerando que también comienza por la ciudad de Trelew, donde se estima la generación de alrededor de 35 puestos laborales. En torno a la perspectiva económica general, desde la cadena reconocen que, pese a la crisis, cerraron el año 2019 con buenos indicadores, en base a una estrategia en la que se aceptó ceder parte de rentabilidad a cambio de mantener o incrementar volúmenes de venta.

“Quizás la crisis no nos afecta tan rápidamente como a otros sectores, lo nuestro tiene que ver con el esparcimiento y quizás es lo último que deja de lado una familia, porque antes va a resignar otras cosas”, evaluaron ante la consulta de esta agencia.  “Hemos creado una aplicación para promocionar descuentos diarios, además de otras propuestas para mantener nuestra propuesta en un mercado en el que ofrecemos un producto gastronómico económico”, añadieron.

El proyecto apunta a sostener la modalidad de franquicia con la que trabaja la marca, por lo que una parte importante de la inversión será realizada por un empresario local, según se puntualizó.