COMODORO RIVADAVIA ( ADNSUR) - En el comienzo de la cuarentena, el pasado 20 de marzo, la industria de la construcción -como tantas otras -cayó al 100%.  “Pero a medida que se empezó a liberar algunas actividades,  las obras se empezaron a reactivar en un 50% aquellas que estaban en danza y hoy te podría decir que un 80% de las obras que estaban en funcionamiento están en marcha. Obviamente con los protocolos necesarios”, explica el Arquitecto Rafael Morales, vicepresidente del Colegio de Arquitectos de Comodoro Rivadavia.

Es que a quienes la pandemia sorprendió con un pequeño ahorro y una obra comenzada, optaron por hacer el esfuerzo y finalizarla.  “En obra privada no hay muchos inicio de obra nueva, si bien ha habido mayormente obras  grandes como desarrollos inmobiliarios. En general los clientes particulares el restito económico que les pueda quedar busca como invertirlo y si estaba construyendo seguramente es una excelente oportunidad poder seguir porque ante esta incertidumbre económica que hay a nivel mundial –casi te diría- los valores se plancharon no hay un aumento colectivo que se venía dando en costo de materiales y mano de obra”.

La visión de UOCRA

“Hoy tenemos las obras las cuales fueron regularizadas en su momento activadas, esto se acerca a un 70% -80 % del total de las particulares. Estamos trabajando para que se pueda mantener pero se complica cada vez más por la situación actual y en algunos  casos por los traslados, permisos y protocolos dispuestos por el gobierno. El restante 20 % y 30% de las obras no están trabajando y esto generó desempleo, el cual recae en nuestra bolsa de trabajo. Vamos a seguir reforzando este sector ya que muchos dependen de estas obras porque días caídos para ellos significa muchísimo en sus ingresos salariales. Las obras particulares siempre fueron un objetivo  porque dependemos de que propietarios sigan invirtiendo”, explicó a Adn Sur Walter Godoy, delegado y referente gremial de los trabajadores del convenio 7675 de UOCRA.

¿Cuánto sale construir?

Se plancharon los valores, tanto en mano de obra como en materiales indican desde el propio Colegio de Arquitectos. El valor del m2 construido es aproximadamente de mil dólares, “hay infinidad de factores y variantes que pueda ser menor o mayor, la calidad de la construcción, el tipo de construcción, si es tradicional, en seco y las terminaciones. Podemos hablar de entre 58 y 72 mil pesos el m2 de construcción más IVA”, explicó Morales.

Los índices de construcción en estos últimos meses no han sufrido grandes variaciones. “Venía teniendo un aumento global de un 3 a un 4% mensual. Vemos que desde que comenzó esto de la pandemia prácticamente los primeros meses no ha habido muchos cambios y los últimos índices que han salido en estos días hablan de un incremento del 1%, prácticamente muy poco en relación a otros parámetros. Eso hace que por ahí los costos de la construcción hayan bajado de manera considerable, un 10 o 15 %”, dijeron desde el Colegio de profesionales.

En lo que va del año UOCRA no ha tenido paritarias, con lo cual en tema aumentos “estamos muy complicados, cayó nuestro poder adquisitivo y estamos por debajo de la canasta básica, este año tuvimos un reajuste del 2019 pero no alcanza. hoy esperamos noticias a nivel nacional para poder llevarle tranquilidad a nuestros afiliados y poder acercarnos a la suba de precios que esta pandemia abrió una gran brecha en el salario y precios de mercadería”, agregó Godoy.

Invertir en ladrillos

Invertir en ladrillos en este contexto sigue siendo una buena opción para quien tiene un ahorro. “No podes comprar dólares que mucha gente se volcaba al ahorro de cien, doscientos, o lo que pudiera comprar hoy no lo podemos hacer, la tasa de un plazo fijo está menor que el valor proyectado de la inflación, creo que la mejor opción hoy es el ladrillo”, opina Morales. Desde “Hierromad Austral”, comercio especializado en la venta de materiales de construcción reafirman los dichos de los profesionales consultados. “Hoy tenemos una buena venta gracias a Dios, la gente va a tener un tiempo donde no va a poder viajar y decide invertir como lo hicieron los inmigrantes; apuestan al ladrillo” explica Andrés Cárdenas, representante de “Hierromad Austral” quién agrega que sumado al stock permanente del que disponen y el Plan Acopio de materiales que ofrecen sin cargo, es un combo tentador para los clientes. 

“Los valores (de los materiales) se siguen manteniendo, este tipo de negocios en el cual nosotros trabajamos está muy pegado a lo que es dólar: hierro, calefacción, etc. O sea que los precios son bastante estables. Estamos tratando de salir adelante, con buenos precios, con buena atención, con un servicio que estamos brindando”.