COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR/EL ANÁLISIS DE LA NOTICIA - Por Raúl Figueroa) - El nuevo aumento de naftas y gasoil que rige a partir de este martes, en el marco de una escalada que continuará a medida que el dólar siga incrementándose, dejó establecidos valores que, comparados contra el precio que regía el 15 de septiembre del año pasado –fecha en que se produjo una actualización de surtidores- resultan hoy entre 83% y 96% superiores. En ese lapso, en el que empezó a regir la liberación del mercado, los combustibles de esta región y del país crecieron dos veces más que el precio del petróleo.

La evolución del precio de los combustibles supera hoy los indicadores más pesimistas de la economía argentina: en un lapso de 12 meses le ganan a la inflación, que en 2017 fue del 26% y este turbulento 2018 ya se proyecta en un muy duro 40%.

Los surtidores sólo quedan, por ahora, detrás del dólar, pero parecen dispuestos a alcanzarlo. El 4 de septiembre de 2017 cotizaba a 17,90 pesos para la venta: comparado con los casi 40 pesos en que cerró este martes –exactamente un año después-, el incremento del billete verde es del 123% frente a nuestro deteriorada moneda.

Pues bien, las naftas y el gasoil argentino rebasan holgadamente (para empeorarlos) algunos de los principales indicadores negativos.

En efecto, este martes la nafta Súper de YPF en Comodoro cotiza a $29,13 por litro, lo que significa 83% por encima de los $15,94 que quedó fijada la modificación en pizarras del 14 de septiembre del año pasado.

La nafta Infinia hoy llegó a los $36,19, es decir un 96% por encima de los $18,44 de un año atrás.

El gasoil ultradiesel subió a $29,20, es decir un 83% frente a los lejanos $15,99 del año pasado.

Y el gasoil I.Diesel, a $33,48, trepando un 94% por sobre los $17,25 del lejano septiembre 2017.

Se toma como punto de partida la mitad de septiembre del año pasado, porque a fines de ese mes el entonces ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, anunció la liberación del mercado. Esto significó que se dejó de regir por un precio de petróleo interno, para alinearlo plenamente con los precios internacionales.

Lo sorprendente es que en igual período, el precio internacional del crudo Brent creció en menor magnitud, ya que hace un año oscilaba los 54 dólares, mientras que hoy se ubica en la franja de los 78 dólares, lo que representa alrededor de un 43% de incremento.

De este modo, los precios de los combustibles crecieron 2 veces más que el precio del barril de crudo en el mercado internacional y continúa una escalada que, según se deja trascender desde el sector del refino, todavía podría sumar entre 15 y 20%: por lo general, la referencia en el país ha sido de un dólar por litro de nafta.