CHUBUT (ADNSUR) - Después de una semana intensa en la que se trató una de las leyes más trascendentes de los últimos tiempos, como fue la autorización para la renegociación de la deuda pública de Chubut, aún resuenan en la Legislatura los ecos en torno a una votación que fue ampliamente mayoritaria, con 25 votos sobre 26.

Desde la oposición, voces como el dirigente justicialista Gustavo Mac Karthy y el presidente de Juntos por el Cambio, Manuel Pagliaroni, destacaron que el trabajo fuerte en busca del consenso lo hicieron el Frente de Todos y el radicalismo, en conjunto con el bloque oficialista y el gobierno. En ese sentido, Pagliaroni dijo a ADNSUR que los diputados del interbloque, disidentes dentro del oficialismo, no realizaron aportes y sólo comprometieron su voto a último momento, cuando ya estaba todo definido.

“Cuando ya estaban garantizadas las mayorías para aprobarlo, el Interbloque contribuyó a que sea una mayoría más importante. Eran votos no necesarios ni imprescindibles. Acompañaron cuando ya estaba la mayoría para acompañar”, indicó Pagliaroni, en respuesta a expresiones desde ese sector político, en las que se habló públicamente de un mensaje de apoyo a la gestión.

Reconoció Pagliaroni que la demora en el tratamiento “fue evidente, si el proyecto entró un martes, el jueves se podría haber aprobado y no esperar dos meses. También las expresiones públicas del ‘Oficialismo disidente’ que se manifestaron en contra y sin hacer aportes. Es preocupante porque cuando los diputados estamos trabajando, el silencio no es una buena herramienta para contribuir a un Proyecto de Ley”.

En su caso, indicó que “prefiero decir ‘estoy en contra’, dar los motivos, sugerir cambios para demostrar que estamos trabajando en el tema. Hubo un grupo grande de diputados al que no escuchamos nunca (en alusión al interbloque). Hicimos una reunión con la mayoría de los diputados y nuestros asesores, y éramos 4 diputados los que intercambiábamos opiniones con el ministro de Economía”.

También apuntó en ese sentido que “si el oficialismo hubiese estado en línea con los 16 diputados, no hubiesen necesitado ninguna opinión ni modificación de la oposición ni necesitaban el voto nuestro. Lo hubiesen tratado en una semana y lo aprobaban. Ese distanciamiento que hay entre los diputados que responden a Sastre y Maderna que no estaban dispuestos a acompañar, a nosotros nos facilitó las cosas para incorporar todo lo que quisimos. El Gobierno se perjudicó porque tuvo que esperar más de 2 meses para que el Proyecto se apruebe”.

DEMORA

Respecto a si la ley salió más tarde de lo pensado, admitió que “hubo un trabajo muy largo en el tiempo y hubiese sido deseable que fuese más rápido. Hasta que no tuvimos los cambios que proponíamos, no estábamos dispuestos a acompañar. Por eso, hubo una demora de parte nuestra.

Se trabajó durante casi 2 meses en el Proyecto de Ley definitivo. Si alguien se pone a comparar el Proyecto de Ley que tiene el Ejecutivo con el que –finalmente- se aprobó hay muchísimas diferencias”. Explicó que “hubo muchos aportes de los diputados. Hay que resaltar el trabajo del Presidente del Bloque del Oficialismo que fue quien llevó la voz cantante por parte del Gobierno y era el nexo permanente con el Ministro de Economía, con otros ministros y con el propio Gobernador. Creo que fue el resultado de ese trabajo de comunicación en el cual aceptaban las modificaciones que íbamos proponiendo”.

“Creo que lo de Pais fue sobresaliente y es digno de reconocer. Y también hay otros trabajos importantes como Belén Baskovc que es la presidenta de la Comisión de Presupuesto y Hacienda que pertenece al Justicialismo. Y también los aportes que hicimos con Andrea Aguilera al Proyecto. Tenemos que agradecer el apoyo del resto de los Bloques de aceptar las modificaciones que nosotros proponíamos como nosotros aceptamos las que propuso el Bloque del PJ y algunas que propuso el propio Oficialismo de la mano de Pais”, indicó el presidente de Juntos por el Cambio.

Y advirtió que si no se logra “si el Gobierno no alcanza un acuerdo con los bonistas o si ni siquiera se hubiera aprobado la Ley, en vez de estar 2 meses atrasados con los salarios en la provincia, íbamos a estar con 3 o 4 meses de atraso. Nadie lo puede permitir. Por eso pusimos tanto énfasis en trabajar en el Proyecto”.

DIALOGO

Afirmó el legislador que “desde nuestro Bloque y el Justicialismo, con quienes tenemos mucha comunicación, siempre hemos apostado a la búsqueda de consensos. El Gobierno debe facilitarnos la posibilidad de incorporar ideas a los Proyectos. Incluso, a rechazarles algunos.

Creo que el Gobierno entendió en estas últimas semanas que era importante el diálogo con la oposición. Las palabras del Gobernador, algunos ministros y del presidente del bloque del oficialismo fueron importantes en este sentido”.

Sostuvo que “la situación de la provincia es extremadamente mala desde lo financiero y es delicada desde lo político. Un Gobierno que tiene 2 masas salariales atrasadas de los empleados públicos, que no les paga a los proveedores, que tiene problemas en casi todo el Interior provincial con la provisión de energía, que tiene deudas por todos lados; es muy difícil que el Gobierno esté cómodo con esta situación. Va a requerir que la oposición acompañe políticamente este tipo de cosas.

Por ello señaló que “en las discusiones importantes, nos podríamos quedar de brazos cruzados, criticando y sin hacer aportes, eso al Gobierno lo perjudicaría bastante”. Y afirmó finalmente “apelamos a la responsabilidad de la oposición, del Gobierno y de los diputados que llegaron con Arcioni a la Legislatura, que parecen más oposición que nosotros”.