COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Olga Deforel de Escribano, “Cielito”, fue la primera mujer que intentó llegar a la intendencia de Comodoro Rivadavia. Corría el año 1999 y sin estructura creó un partido con el cual llegó al Concejo Deliberante.

Los principales de ese turno electoral fueron el radical Jorge Aubia quien ganó las elecciones y el justicialista Néstor Di Pierro, que ganaría los comicios en 2011.

“Cielito”, quien reside entre Rada Tilly y Buenos Aires, esta última semana dialogó con ADNSUR y recordó aquella elección que le permitió ser la segunda mujer presidente del Concejo Deliberante, luego de Cristina Novelli.

“Esa elección fue un caprichito”, dijo a modo de explicación. “Como yo me peleaba con el justicialismo y el radicalismo, no me iba a llevar ninguno de ellos en condición de candidata entonces arme un partido: Proyección Vecinalista (Provech). Con ese partido, que lo arme yo a pulmón con algunos compañeros y amigos, largamos la candidatura a intendente; por supuesto descontando que era imposible porque era David contra Goliat. Lo que yo quería junto con ese grupo era conseguir la concejalía primera, que de hecho la conseguimos”, admitió.

“Cielito” asegura que se tiró a “a intendente sin estructura. “Mi estructura era yo y quienes me seguían. No había estructura de poder ni de plata ni de nada, pero hicimos ruido y tuvimos la fuerza como para hacerlo”. Pero valoró que esa patriada la haya encabezado “una mujer que fue la que lanzó todo esto”

Luego de cuatro años de gestión legislativa, que se sumaron a otro periodo en el recinto (1991-1995) “Cielito” finalmente decidió alejarse de la política, rechazando una propuesta que la hubiera llevado a Fontana 50: ser la candidata a vicegobernadora de Mario Das Neves, quien luego fue elegido gobernador; siendo electo en otros dos periodos (2007 -2011 | 2015 – hasta su fallecimiento el 31 de octubre de 2017).

VEINTE AÑOS DESPUÉS

Veinte años después de aquella primera candidatura de una mujer para este turno electoral son dos las candidatas que se presentarán en las PASO (Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias) del 11 de agosto.

En principio todo parecía indicar que la diputada nacional Ana Llanos iba a ser precandidata. Sin embargo, la exsecretaria de Desarrollo Humano y Familia bajó su lista a último momento, luego de coquetear con el arcionismo y el Pilch.

Así este turno electoral tendrá dos aspirantes para la comuna. Ambas representan a Cambiemos, pese a que un caso no está muy contenta con eso. Se trata de Ana Clara Romero y Rosana Uriarte. La concejal Cristina Cejas, en tanto, presentó lista pero fue impugnada por el Tribunal Electoral provincial.

LA PRIMERA CANDIDATA DEL RADICALISMO

Quiénes son las mujeres que aspiran a convertirse en la primera intendente de Comodoro

Rosana Uriarte (54), vecina del Isidro Labrador, es la primera candidata a intendente que tiene la UCR de Comodoro Rivadavia. La trabajadora social de 54 años, integrantes de los equipos de educación especial y docente de nivel secundario, apareció en escena en las últimas semanas previo al cierre de listas.

Si bien se postula bajo la línea de “Juntos por el Cambio”, el nuevo sello de la alianza Cambiemos, Uriarte ya manifestó públicamente sus diferencias con el gobierno de Mauricio Macri. Por esa razón, pese a que si gana las PASO irá con la boleta Macri – Pichetto, su lista estrá integrada por dirigentes de origen radical.

Uriarte se crio en Rada Tilly donde cursó sus estudios primarios en la Escuela 12. Luego se mudó a Comodoro Rivadavia y culminó sus estudios secundarios en la Escuela de Adultos 122. Luego ingresó a la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, donde se graduó en 1993.

A los 21 años, Uriarte comenzó a militar en la UCR. Comenzó a hacerlo incentivadas por compañeros del Programa Alimentario Nacional (PAN).

Durante su juventud fue vicepresidente de la Convención juvenil, cargo que ocupó hasta que se retiró a los 32 años. Pero siempre ligada a la militancia volvió al partido en 2013 y comenzó a trabajar con la línea interna del radicalismo Frente Radical Amaya (FRACh).

Luego del cierre de listas del último sábado, Uriarte dio el primer golpe en la carrera electoral al impugnar la lista de Romero por residir en Rada Tilly. En dialogó con esta columna aseguró que no tiene nada en contra de la candidata e incluso la calificó como “una persona muy respetable”, pero advirtió que tienen diferentes formas de ver la política: “ellos son liberales, nosotros socialdemócratas de la línea de izquierda que mantuvo a lo largo de su gobierno Raúl Alfonsín”.

Consultada por su eje político en caso de ser gobierno, aseguró que “será la protección integral de la niñez, la adolescencia y familia, vinculado a las políticas económicas y la política de obra pública, de trabajo y empleo”.

“También estamos pensando que hacer en materia tributaria para que el Municipio no solo sea un ente recaudador porque acá es lo mismo cumplir que no cumplir. Queremos una municipalidad al servicio del pueblo, ese va a ser el eslogan”, adelantó.

Sobre su posicionamiento respecto al aborto, Uriarte indicó que “como buena trabajadora social” está de acuerdo con que no se penalice el aborto. “Yo veo gente que aborta en la clandestinidad y se muere, a mí no me lo van a contar”, indicó. Y aseguró que la mujer tiene que tener decisión sobre su propio cuerpo. “Esa es la discusión que se viene y no tiene que ver con ser feminista o machista, tiene que ver con los derechos, la libertad de acción. Con esto no promovemos el aborto, lejos de esto, por eso pensamos ‘educación sexual para decidir, anticoncepción para no abortar y aborto legal para no morir’. Más claro imposible, me parece que ese eslogan es de una sabiduría extrema y sobre todo protección integral para que nunca una mujer tenga que pasar un aborto”.

Consultada respecto al uso del cannabis medicinal, Uriarte aseguró que lo acepta. “Nosotros no somos quien para interponernos en el sufrimiento del otro”. Y sobre el rol de la mujer en la política citó a su referente política Florentina Gómez Miranda: “Ella decía si una mujer entra a la política la mujer cambia y si muchas mujeres entran a la política, la política cambia”.

Rosana Uriarte en sus primeros años de militancia junto a Raúl Alfonsín.
Rosana Uriarte en sus primeros años de militancia junto a Raúl Alfonsín.

 LA PRIMERA CANDIDATA DEL PRO

Quiénes son las mujeres que aspiran a convertirse en la primera intendente de Comodoro

Ana Clara Romero es la otra candidata. Ella fue la primera en lanzarse a la pista en octubre del año pasado. Bastaron un par de entrevistas y un sondeó para posicionarse como la principal aspirante de la alianza Cambiemos. Su buen nivel de imagen incluso le permitió ser primera en la fórmula que comparte con Gastón Acevedo, integrante del Tribunal de Cuentas e histórico dirigente de la UCR local.

Militante del Pro y abogada, Romero tiene años 40 años, nació en Comodoro Rivadavia pero hace un tiempo vive entre esta ciudad y  Rada Tilly, lo que provocó la impugnación de su lista pese a que el Tribunal Electoral confirmó que esto no es un impedimento. Su principal argumento para defender su posición es que hace cinco años tiene domicilio legal en esta ciudad: su estudio, lo que avaló el Tribunal Electoral.

Romero se crio en una casa de la calle Dorrego, en el barrio Centro de Comodoro Rivadavia. Cursó sus estudios primarios en el Instituto María Auxiliadora y los secundarios en el Austral, y en 2002 se recibió de abogada en la Universidad Católica donde fue ayudante de Cátedra en Derecho Comercial.

Cuando regresó a Comodoro a sus 23 años se sumó al estudio Merlo-Bilotte luego de una entrevista de la que aún recuerda la fecha: 26 de diciembre de 2002. Y una década después logró asociarse y el estudio se llamó Merlo-Romero.

En su carrera laboral, Romero también cuenta con siete meses en el área de Cobros Judiciales de la Municipalidad, trabajo que dejó por las responsabilidades que le demandaba el estudio.

Su fuerte profesional es el derecho de familia, algo que heredó de su madre pese a que quiso evitarlo. Es que según contó a esta columna “era su vocación” y así siguió la misma especialidad de quien fue la primera jueza de Familia de Comodoro Rivadavia. 

La precandidato en 2007 se casó con un colega con quien tiene tres hijos de 8, 4 y 2 años, y fue en 2013 cuando comenzó a interiorizarse más por la política. “Comenzamos con mis amigas y gente que uno podía comulgar en el pensamiento por lo que representaba para nosotros el gobierno kirchnerista, con una situación de mucho autoritarismo y de cierta opresión. Entonces asistíamos a las marchas y estábamos atentos a lo que constituía una amenaza a la justicia legitima porque los jueces no podían ser militantes, por naturaleza es imparcial, y ahí comencé a involucrarme, primero en las redes y después pasar a una actitud un poco más proactiva”, explicó.

En 2014, cuando el Pro desembarcó en Chubut, ella con su hijo recién nacido fue hasta la local partidario que estaba ubicado en Rawson casi Alsina y se afilió, y al poco tiempo comenzó a militar “repartiendo boletas con alguna pechera” y con “un muy bajo perfil, con lo que podía colaboraba”.

Fue en la segunda parte de 2017 Romero cuando comenzó a participar más activamente. Ese año junto a un grupo de afiliados participó de las internas del partido que se celebraron el 7 de diciembre.

El ganador a nivel provincial fue Daniel Laudonio y a nivel local Lorenzo Strukelj. Ella asumió como secretaria general del partido y comenzaron a trabajar en diferentes actividades para hacer crecer el partido: timbreos, caminatas, charlas e incluso un Congreso de la Mujer Pro en Comodoro Rivadavia donde se habló de trata, la economía del cuidado y la paridad.

Consultada sobre los ejes de su posible gobierno, Romero admitió que “algunos están más definidos y otros en elaboración”, pero adelantó como temas el planeamiento urbano, la infraestructura, los servicios, el agua, el tratamiento de afluentes cloacales, la energía, el análisis de las necesidades y la vulnerabilidad social, la problemática de tierras, la modernización del Estado, el acceso a la información, la reconversión económica, y la salud, educación y seguridad. “Son cuestiones que hay que hablar y resolver”, indicó.

Respecto a la interrupción del embarazo ratificó su negativa a la legalización del aborto y explicó por qué. “Pienso que la vida se protege desde la concepción y así debe ser, sin perjuicio de lo cual defiendo los derechos de la mujer y me considero feminista”.

En ese sentido, indicó que “hay muchos otros aspectos que hay que visibilizar del derecho de la mujer” y entre ellos mencionó la “economía del cuidado que apunta a la igualdad de tareas entre el hombre y la mujer”.

Sobre el uso del cannabis medicinal, aseguró no tener objeción y sobre el rol de la mujer en la política, señaló que “este es el camino hacia donde hay que ir, por eso estoy muy contento con la ley de paridad para las mujeres”.

“Creo que la participación de la mujer tendría extenderse a otras áreas y creo que tiene que ver la economía del cuidado. Si se va mejorando en otros aspectos es lo va a ir generando cambiar una conciencia de esto. Creo que la incorporación de la mujer en la administración de la cosa pública es vital porque aparte tiene que ver con la representación: la sociedad está constituida por mujeres, entonces es algo lógico”, sentenció, quien tiene como referente a Fabiana Tuñez, directora del Instituto Nacional de la Mujer, y también a Elisa Carrio y María Eugenia Vidal.

Ana Clara Romero en los primeros años que comenzó a incursionar en política, marchando por las calles de Comodoro.
Ana Clara Romero en los primeros años que comenzó a incursionar en política, marchando por las calles de Comodoro.
¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!