BUENOS AIRES - El presidente Alberto Fernández​ anunció que buscará congelar los alquileres y las cuotas de los créditos hipotecarios por 180 días y suspender los desalojos y remates de casas, como paliativo a los efectos negativos que la cuarentena está generando en el plano económico.

El mandatario aseguró que enviaría un proyecto de ley a la Cámara de diputados, aunque en las últimas horas -por las restricciones y dificultades que ocasionaría sesionar en plena pandemia, incluso remotamente- en el Gobierno crecía la posibilidad de que se fije por DNU, con "respaldo de la oposición".

La noticia se conoció pasado el mediodía y tiene como objetivo llevar alivio a los inquilinos y tenedores de créditos hipotecarios, afectados por las consecuencias del aislamiento social.

"Voy a enviar un proyecto congelando alquileres, impidiendo desalojos, ejecuciones hipotecarias y congelando las cuotas de los créditos hipotecarios por 180 días. Que los ajustes de lo que queda del contrato se puedan prorratear", anunció el propio mandatario en televisión y afirmó que la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, estaba trabajando en la redacción del texto junto con el presidente de la Cámara de diputados, Sergio Massa.

Este miércoles Fernández, Massa e Ibarra habían tenido una conversación sobre el tema y el presidente de la Cámara baja y la funcionaria quedaron en reunirse el jueves para afinar la redacción del proyecto. Por su parte, Massa agendó una reunión virtual con los jefes de bloque para el viernes.

Sin embargo, entrada la noche, fuentes gubernamentales y parlamentarias del oficialismo no descartaban emitir un decreto con respaldo del arco opositor o una posterior ratificación en el Parlamento.