COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - El presidente del Partido Justicialista de Chubut, Ricardo Mutio, salió este miércoles a poner paños fríos y señaló que el partido, en su rol de oposición, mantendrá el respeto a las instituciones y llamó a los sectores que acompañaron al gobernador Mariano Arcioni en su proyecto de reelección a “asumir su responsabilidad y generar un plan de salida a la crisis de la provincia”. Enfatizó que esa fuerza partidaria no se plegará a versiones ni maniobras desestabilizadoras contra el gobierno provincial.

“Vemos con muchísima preocupación lo que está ocurriendo en Chubut –indicó Mutio-. El PJ no ha cambiado su forma de pensar y somos muy respetuosos de la democracia. Hace no menos de 4 ó 5 meses (porque pareciera que pasó una eternidad), hubo una propuesta que ha vendido y ha comprado o seducido al electorado de chubutense, porque 120.000 votantes le han dado a Chubut al Frente la responsabilidad de gobernar esta provincia y nosotros fuimos ungidos en opositores. No nos hemos corrido de ese rol a la fecha, pero vemos con preocupación lo que pasa y el peronismo no va a ser un espectador más”.

En ese marco, reiteró que “somos respetuosos del compromiso que ha asumido el partido gobernante con la ciudadanía y la mejor forma de respetarlo es que cada uno asuma la responsabilidad y el rol por el que ha sido elegido en la provincia”.

Consultado en torno a la posición de la conducción nacional partidaria y del gobierno de Alberto Fernández, en relación a lo que ocurre en Chubut, respondió:

“Nosotros el diálogo lo tenemos a través de los cuerpos orgánicos y con nuestro presidente, José Luis Gioja, quien monitorea y conoce la situación. Como buenos peronistas, somos defensores de la institucionalidad respecto a la voluntad popular. Si acá se ha elegido un gobierno, hay que respetarlo. Y Alberto Fernández, que está aplicando el federalismo que pedíamos en el manejo de la crisis del COVID 19, también nos marca el camino de respetar las instituciones y poner paños fríos. Esto lo hacemos permanentemente, por eso le pedimos al gobernador de la provincia que muestre cuál es el plan de salida que tiene para los chubutenses. Nosotros, con nuestro bloque de diputados, hasta ahora no tenemos a la vista nada para analizar, ninguna propuesta, como me parece que debería ser la obligación del gobierno hacia todos los ciudadanos que lo votaron y quienes no lo votaron también”.

También cuestionó a los diputados oficialistas que “en 4 meses de gestión están abandonando el barco, lo que me parece poco serio, dicho con todo respeto. No sólo hay diputados en el oficialismo, sino otros dirigentes políticos y sindicales que han acompañado al gobernador en su propuesta y hoy tendrán que hacerse cargo de decir cuál es la salida, porque ellos le dijeron a la ciudadanía que ésta era la mejor propuesta electoral.

“Quien impulse un juicio político debe asumir la responsabilidad”

Consultado si, ante una hipótesis extrema, a partir de trascendidos planteados en torno a un posible juicio político al gobernador, el PJ no acompañaría una iniciativa de ese carácter, respondió:

“Es una cuestión muy seria. Hablar de juicio político o traer a la discusión de una destitución es un mecanismo previsto por la Constitución Provincial y quien lo impulse debería plantearlo ejerciendo su total responsabilidad y no a través de trascendidos. En el PJ ningún afiliado ha planteado esta posibilidad, por lo que sería irresponsable dar una opinión sobre el tema. Si hay gente del Poder Judicial o de algunos sindicatos que impulsan esto y consideran que están en condiciones de llevarlo adelante, que lo hagan, pero yo no puedo dar una posición personal y si debemos evaluarlo, será una posición orgánica. Lo que a mí me parece es que el oficialismo debería estar agotando todas las instancias para mostrar una salida a esta crisis, para que los chubutenses podamos opinar en el conjunto y nosotros podamos resolver si acompañamos o no esa propuesta que deben presentar”.

 Mutio también cuestionó el fracaso de la reunión de Antonena con legisladores de la oposición, que iba a realizare el martes y que fue suspendida por el paro del personal legislativo: “Es lamentable lo sucedido, porque nuestros diputados estaban dispuestos a asumir su responsabilidad y escuchar la propuesta del ministro, pero no se pudo hacer. Ahora, si previo a esa reunión se deja trascender que los empleados legislativos están preparando ‘una emboscada’, es la mejor excusa para que el ministro no concurra”, dijo, para concluir:

“Si el sindicato está discutiendo por el derecho de sus afiliados a cobrar los salarios, algo que compartimos, me parece que el mejor ámbito para discutirlo es permitir que la Legislatura sesione y se pongan las cartas sobre la mesa; ese es el ámbito donde se pueden discutir los caminos para salir de la crisis. Pareciera que hay una mano oculta, que por un lado pide que se respeten los derechos de los trabajadores y por otro genera maniobras para no permitir que nuestros legisladores y el pueblo en su conjunto podamos presenciar una sesión donde se discutan las posibles soluciones”.