BUENOS AIRES (ADNSUR) -  Mauricio Macri,  su esposa Juliana Awada y la hija de ambos, Antonia, fueron las últimas tres personas en abordar el vuelo AF 229 de la compañía Air France que aterrizará en París.

El dirigente de Juntos por el Cambio no sólo pidió ser el último en abordar el avión,  también solicitó un paso rápido y discreto por las oficinas de Migraciones y Aduana, así lo indicaron fuentes aeronáuticas a Infobae. Desde el entorno del ex presidente, explicaron que tiene como destino final Suiza, donde tendrá una agenda de actividades vinculadas a su rol como presidente de la Fundación de la FIFA.  

Ese país exige a los visitantes americanos una cuarentena previa en Europa de 14 días. Durante esas dos semanas, el ex mandatario aprovechará para disfrutar de París junto a su familia. No está obligado a quedarse encerrado en el hotel: puede transitar respetando las recomendaciones sanitarias que rigen por la pandemia de coronavirus.

Asimismo, adelantaron que la familia tiene previsto regresar a la Argentina el 8 de septiembre. Una vez en Buenos Aires, los tres deberán cumplir otra cuarentena de 14 días, pero esta vez encerrados en su hogar de San Isidro.