RAWSON (ADNSUR) - Se habló mucho en lo previo de la expectativa en torno a la reunión entre funcionarios del gabinete nacional que recibieron este miércoles a los enviados del gabinete de Chubut, en el intento por obtener fondos frescos para saldar la deuda salarial con los empleados públicos. Luego de un encuentro de dos horas y media, en el que además de Silvina Batakis y Raúl Rigo, participó el titular de la Unidad de apoyo de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Provincial, Rafael Brigo, la gran pregunta por estas horas es concretamente qué pidieron los representantes chubutenses a los funcionarios nacionales. El dato chequeado por ADNSUR con varios asistentes a la reunión es que el pedido concreto no fueron 15 mil millones de pesos, que es la deuda de tres masas salariales, sino la autorización de herramientas financieras para obtener a los largo de octubre, noviembre y diciembre, una cifra cercana a los $ 3 mil millones mensuales.


Luego de que los funcionarios chubutenses mostraron los números de la provincia, en un encuentro que tuvo momentos ásperos donde especialmente Silvina Batakis realizó intervenciones muy críticas a la realidad de Chubut, el encuentro permitió un intercambio de información y de evaluaciones sobre las posibles salidas, que dejó abierta ahora la definición política en manos del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y los ministros de Economía, Martín Guzmán y de Interior, Wado De Pedro. Se aguarda entonces la definición politica sobre que tipo de herramienta financiera y por qué monto se va a autorizar a Chubut, ya que se planteó como muy difícil el arribo de más ATN en lo inmediato. 


Lo que -segun pudo reconstruir está agencia- quedó muy claro en la reunión, es que la respuesta que necesita la provincia es de carácter urgente, por lo que el compromiso asumido es que habrá algún tipo de anuncio a más tardar la semana próxima. La expectativa gira en torno al monto y el mecanismo de arribo de los fondos, que de acuerdo al pedido, debería ser de al menos tres etapas de alrededor de 3 mil millones de pesos -entre 2800 y 3200 millones- en los próximos tres meses.


El panorama trazado por los enviados chubutenses marca que la provincia podría estabilizar sus cuentas hacia el comienzo del año próximo, por un aumento de recaudación sumado a un ajuste del gasto. Para ello, el planteo fue que los fondos frescos ayudarían a acortar la deuda salarial y a llevar tranquilidad a las familias de los empleados públicos, a la espera de una mejora en la recaudación provincial que permita otro escenario económico para 2021. Según la respuesta obtenida de los funcionarios nacionales, la expectativa pasaría por dos tipos de herramientas, que incluso podrían actuar de manera combinada, para el arribo de estos fondos, y en ambos casos se trata de nuevos endeudamientos. Por un lado, la posibilidad de dinero a devolver en tres años proveniente del Fondo Fiduciario Federal, el mismo sistema que fue tomado hace cuatro meses por 5 mil millones; por el otro, la autorización para tomar letras a 36 meses dentro del sistema "dólar linked", aunque hay que ver la cuestión de los límites que marca la Ley de Responsabilidad Fiscal.


En estas dos alternativas, dicen los enviados del gobierno, está la expectativa de la respuesta que pueda dar la Nación en los próximos días. Como quedó claro en la reunión, tiempo es lo que no hay, y la definición se espera lo antes posible. Dependerá de lo convincente que haya sido el gobierno en el encuentro, para lograr la salida política que está supeditada claramente a una decisión de esferas superiores de la gestión del presidente Alberto Fernández.

ZANNINI


Un encuentro que hasta aquí no ha trascendido públicamente y que no se puede pasar por alto, por su contenido político, es el que mantuvieron ayer los funcionarios chubutenses José Grazzini y Andrés Giacomone, con el Procurador del Tesoro de la Nación, Carlos Zannini. Ocurrió luego del primer encuentro desarrollado en el Ministerio de Economía, y fue más cerrado, pero también con alto contenido politico, teniendo en cuenta que se trata de una figura de paladar negro del kirchnerismo y muy cercano a la Vicepresidenta Cristina Fernández.


Si bien se había planteado como una reunión institucional con el Fiscal de Estado para abordar temas de agenda entre ambos estados, la presencia de Grazzini le dió un cariz mucho más político. En el encuentro, según trascendio luego al resto de los miembros de la comitiva, se habló de la cuestión económica y social en Chubut, y según definiciones del funcionario nacional, habría un compromiso de no soltar la.mano a la provincia y brindar la asistencia que haga falta para evitar un estallido social.