RAWSON (ADNSUR) - El gobernador Mariano Arcioni adelantó su agenda para estar esta tarde en Buenos Aires y cerrar las condiciones de la asistencia financiera que Nación bajará a Chubut y que rondará entre 3 mil y 5 mil millones de pesos, que llegarían en dos cuotas. El dato de último momento es que la provincia ofrecerá parte de esta cifra a los intendentes en una reunión que se convocará para este viernes, y habrá un monto disponible para cada municipio que se va a distribuir de acuerdo al índice de coparticipación.

El gobierno chubutense espera obtener entre 3 mil y 5 mil millones de pesos del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial que el gobierno nacional implementó para aliviar las necesidades financieras y el impacto del COVID-19 en cada provincia, y con ese fin el gobernador Mariano Arcioni viajó a Buenos Aires para firmar mañana con el ministro del Interior, Wado De Pedro, las condiciones del préstamo que comenzará a devolverse a partir de 2021. Según pudo saber ADNSUR hace instantes de fuentes oficiales, se estará convocando para el viernes a todos los intendentes a una reunión en Rawson para informar que la provincia pondrá a disposición un porcentaje del total de ese crédito para distribuir entre los municipios que soliciten asistencia, y que deberá reintegrarse de la misma manera que lo hará la provincia.

Las asunciones de los nuevos miembros del gabinete provincial estaban previstas para las 17, pero debieron adelantarse para las 10, debido al cambio de agenda del gobernador Arcioni, que esta tarde debe estar en Buenos Aires para terminar de acordar el monto de la ayuda financiera para Chubut, que se pretende sea lo más cercano a una masa salarial provincial (hoy ronda los $ 4900 millones) y que se estima que llegaría en dos tramos.

La decisión política en el seno del gabinete fue que la provincia ponga a disposición de cada municipio parte de esta ayuda (en un porcentaje aún por definir), la que se piensa repartir de acuerdo al índice de coparticipación municipal. La idea es que el intendente que lo necesite pueda pedir a la provincia que le asista con estos fondos nacinales, que podrán destinarse por ejemplo al pago de salarios, y se deberán devolver de acuerdo a las condiciones de este préstamo, a partir de 2021. Según este programa, la amortización del capital, el cual será actualizado por CER desde el momento de su desembolso, se efectuará en 36 cuotas mensuales con un periodo de gracia que va hasta el 31 de diciembre próximo en tanto la TNA aplicada será del 0,1%.

De acuerdo a la información difundido por la Nación, el ministerio de Economía otorgará créditos preferenciales, por un total de 60.000 millones de pesos, que serán canalizados a través del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial (FFDP), a fin de asistir financieramente a las provincias para paliar los efectos de la pandemia del COVID-19.

Los préstamos serán otorgados por las necesidades financieras específicas de cada provincia y por las condiciones estructurales con las que cada jurisdicción puede hacer frente a la actual crisis.

En el marco de las medidas adoptadas para enfrentar los perjuicios económicos de la pandemia, el pasado 9 de abril se creó el Programa para la Emergencia Financiera Provincial a partir de un trabajo coordinado con el Ministerio del Interior encabezado por Eduardo “Wado” de Pedro (Decreto 352/2020).

El objetivo del programa es reforzar las finanzas provinciales por un total de $120.000 millones (0,4% del PBI). El 50% de estos recursos están siendo ejecutados a través de Aportes del Tesoro Nacional (ATN), a cargo del Ministerio del Interior, en tanto los $60.000 millones restantes serán distribuidos a través del Fondo Fiduciario para el Desarrollo Provincial que asignará préstamos con tasa de interés prácticamente nula y periodo de gracia.

Según la resolución firmada por el titular del Palacio de Hacienda, Martín Guzmán, la asignación de esos recursos estará sujeto a:

Las necesidades reales de financiamiento en el corto plazo (60%)

El nivel relativo de atraso en las condiciones de vida de la población medido por las Necesidades Básicas Insatisfechas (20%)

El grado de afectación relativo de cada provincia en el contexto de la emergencia económica y sanitaria, determinado en un 50% por la tasa de informalidad y cuentapropismo, y en otro 50%, por la difusión territorial del COVID-19 aproximada por la cantidad de infectados cada 100.000 habitantes (20%).

En ese sentido, se priorizarán las provincias que arrastran desequilibrios financieros estructurales, aquellas donde la desigualdad económica y de oportunidades es más profunda y donde el perjuicio de la cuarentena sobre los trabajadores y las trabajadoras en situación de vulnerabilidad es mayor.

Cada provincia podrá solicitar el préstamo del FFDP por hasta un monto máximo establecido por dicho criterio en condiciones, incluso, más favorables a las que están sujetas en los mercados de deuda en tiempos de “normalidad”.