CAPITAL FEDERAL - Al inicio de la conversación, el Presidente Alberto Fernández felicitó a su par electo en Estados Unidos, Joe Biden, por el resultado en las recientes elecciones y resaltó que su triunfo significa “una gran oportunidad de generar un mejor vínculo para que Estados Unidos se reencuentre con América latina.”

El presidente electo le manifestó al mandatario argentino que “el continente tiene un gran potencial, con una democracia sólida, y tenemos una amplia agenda para trabajar desde Canadá hasta la Argentina”. Además aseguró: “Quiero tener una relación sólida con el continente". 

Para Fernández “están culminando años difíciles para América Latina. Queríamos que las cosas cambiaran y vemos en usted una alternativa". Además señaló: "Con una relación sólida y madura defendiendo la seguridad y las democracias en el continente, tengo la seguridad de que vamos a hacer muchas cosas juntos". 

En otro tramo de la comunicación, Fernández puso de relieve su vínculo con el Papa con quien comparte su amistad. Así le transmitió el agradecimiento que hacia Francisco, quien desde que asumió Fernández respaldó las negociaciones del país con el FMI. Biden a su vez, sostuvo que comparte con Bergoglio su preocupación por el cambio climático, la lucha contra la pobreza y los refugiados. 

En otro orden, Biden subrayó que hay que ayudar al continente en su recuperación económica. Por último, Fernández sostuvo que "tenemos mucho por delante para hacer en la región. Este es el continente más desigual del mundo, hay que desarrollarlo económicamente y equilibrarlo socialmente".

“Quiero trabajar junto a usted para ordenar a América latina y creo que con el Papa como socio, definitivamente, nos va a ir muy bien”, dijo. Finalmente, Biden expresó su deseo de trabajar en conjunto. “Ustedes tienen un país con una gran cantidad de recursos humanos y naturales, con una predominante descendencia europea. Eso va a ayudar a tener un futuro exitoso”.

LAS PALABRAS DE SOLÁ 

El canciller Felipe Solá calificó como “muy buena” la conversación que mantuvieron el presidente Fernández y su par electo de Estados Unidos: “Estaba previsto que durara 10 minutos y duró 35 minutos, así que evidentemente estaba cómodo”, dijo. “Fuimos el primer país americano que reconoció la victoria de Biden”, destacó Solá. “Correspondía entonces conocerse, tener una charla. Hace dos o tres días se acordó que fuera hoy y la charla se produjo.”

El ministro contó que Fernández le pidió a Biden “la colaboración y la buena voluntad del director representante de Estados Unidos en el FMI, porque actualmente no estamos teniendo mucha suerte con el actual director, que deberá cambiar después del 20 de enero”. Solá relató que “Biden dijo que iba tratar de saldar -esa fue a palabra que usó- los problemas financieros de América Latina y que él reconocía que a la Argentina como un país muy importante, que tiene una cultura europea muy fuerte”. 

“El segundo pedido que le hizo Alberto Fernández fue sobre la actitud de Estados Unidos hacia Latinoamérica, en el sentido de que no se pretendiera ser gendarme, marcar el paso”, dijo. “Un punto de unión muy importante es la relación que los dos tienen con Francisco”, explicó el canciller. “Francisco, de lejos y sin saberlo, se convirtió en un punto de encuentro”.

Con respecto al Grupo de Lima, Solá dijo que “a esta altura ya no es relevante”. Precisó que "la Argentina ha ido algunas veces pero no ha firmado ningún documento y no tiene un gran compromiso con el Grupo de Lima”. Añadió: “No es un miembro pleno y comprometido. Fortalecer relaciones bilaterales es más importante que estar en ese grupo. Queremos ser prudentes en ese sentido, y por eso estamos mejorando las relaciones bilaterales, con Uruguay, con Brasil, con Bolivia, mantenemos una relación muy seria con Chile, y queremos establecer una relación con el nuevo gobierno de Perú”.

Sobre el encuentro por videoconferencia que el Presidente argentino tuvo más temprano con su par de Brasil, Jaír Bolsonaro, Solá dijo que “hubo una actitud muy favorable por parte del presidente Fernández, en el sentido de relacionarse de una manera franca de entrada. El presidente Bolsonaro reaccionó de la misma manera". 

"Pasaron 50 minutos. Intervino desde su casa el ex presidente José Sarney, con 90 años. Porque recordábamos 35 años del encuentro entre Alfonsín y Sarney en Iguazú, que fue el comienzo de lo que después se llamó Mercosur. Fue la decisión política más importante en América en muchos años”, agregó. Solá dijo que Fernández y Bolsonaro hablaron como si partieran de este criterio: “Usted y yo pensamos distinto pero no hablemos de lo que pensamos distinto. Hablemos de otra cosa”.