CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - El presidente Alberto Fernández mantuvo una conversación telefónica desde Casa Rosada con el mandatario electo de los Estados Unidos, Joe Biden, ocasión en la que le pidió por la "buena voluntad" del representante del país norteamericano ante el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según comentó el canciller Felipe Solá, la charla estaba pactada "desde hacía 2 o 3 días para que durara 10 minutos y finalmente duró 35", debido a que los interlocutores "se sintieron cómodos y hablaron" más tiempo.

En diálogo con Radio con Vos, el ministro de Relaciones Exteriores explicó que la conversación giró en "torno a dos o tres cosas", entre las que se destacó el rol de los Estados Unidos en el FMI y en América Latina.

"El presidente le pidió dos o tres cosas, una es la buena voluntad del director de Estados Unidos en el FMI. Actualmente no estamos teniendo suerte, el Gobierno que se va no está teniendo las mejores actitudes en el Fondo", reconoció Solá.

Argentina está en negociaciones con el FMI para conseguir un acuerdo de facilidades extendidas que de más tiempo al país para cancelar su deuda con el organismo.

Los mandatarios hablaron de la situación de América Latina y, según el Canciller, Fernández pidió al mandatario electo no "determinar las relaciones" entre los países por los posicionamientos en otros temas bilaterales, aunque se evitó hablar de Venezuela.

La conferencia tuvo también un capítulo para dialogar sobre el papel del Papa Francisco, quien se convirtió, sin saberlo, en un "punto de unión".

Ambos coincidieron en expresar la profunda admiración hacia el Sumo Pontífice y Biden dijo que "Francisco había sido muy importante en su vida, ya que lo ayudó con la muerte de uno de sus hijos", relató Solá.

Más temprano, Fernández había mantenido una comunicación con su par de Brasil, Jair Bolsonaro, con quien el Presidente había protagonizado entredichos personales, al punto que hoy le pidió superar "las diferencias del pasado".