COMODORO RIVADAVIA (ESPECIAL PARA ADNSUR) - Aunque no están en el ranking nacional de los más “canjeadores de pasajes”, podio que encabezan Lilita Carrió, Alberto Roberti y Nilda Garré, los diputados nacionales por Chubut también inscriben sus nombres en el listado que comenzó a trascender en medios nacionales y que refleja uno de los privilegios que tienen los representantes del pueblo: la posibilidad de cambiar por dinero en efectivo algunos de los 40 pasajes (entre aéreos y terrestres) de los que disponen cada mes, en caso de no utilizarlos todos para trasladarse en cumplimiento de su función. Entre los chubutenses, el primer lugar lo ocupó el año pasado Sixto Bermejo, quien convirtió tickets aéreos y terrestres no usados por un total de 107.485 pesos en efectivo. Gustavo Menna y Rosa Muñoz, apenas asumidos en diciembre, canjearon ese mismo mes por 19.900 y 16.550 pesos, respectivamente.

Así se desprende del informe que solicitó en forma oficial, ante el Congreso de la Nación, la ONG Directorio Legislativo, a la que se remitió ADNSur para requerir la información referente a los diputados nacionales por Chubut. Además de Bermejo, que concluyó su mandato en diciembre último, el listado de canjes de pasajes de Chubut se compone por la ex diputada Nelly Lagoria (también concluyó en diciembre) con un canje total de 76.770 pesos en el año; Santiago Igón, con 61,465 pesos; Jorge Taboada, con 51.920 pesos; y los nombrados Menna y Muñoz, que si bien asumieron el 10 de diciembre, realizaron el trámite de canje correspondiente a esas primeras semanas de actividad.

La última en el ranking, entre los 5 diputados nacionales que representan a la provincia, es Ana Llanos, que durante el año pasado cambió un solo pasaje, por un valor de 1.350 pesos.

Un sistema legal, pero distorsionado

Vale precisar que el sistema de canje no constituye una irregularidad, ya que está creado en forma oficial por el propio Congreso de la Nación, ya que favorece tanto a diputados como a senadores. Cada legislador dispone mensualmente de 20 pasajes aéreos y 20 terrestres, para trasladarse con motivo de sus funciones, supuestamente desde su provincia hacia la Capital Federal, o eventualmente a otras provincias para cumplir una determinada labor. Esos pasajes pueden incluso utilizarse para viajar de vacaciones, ya que no hay restricciones; si el legislador no lo utiliza, puede entregarlo a alguno de sus asesores. Pero si no utiliza el resto de esos tickets aéreos o terrestres, puede cambiarlos por efectivo.

En el caso de los terrestres, el valor de cada pasaje aumentó durante el año pasado a 650 pesos (era de 295 pesos); y el de los aéreos, a 1.350 pesos (estaba en 670 pesos hasta antes de este incremento, que superó el 107%), transformándose en un sobre sueldo, o un ingreso adicional de 40.000 pesos mensuales, que se suman a las propias dietas de los legisladores. Recientemente, la noticia se instaló en medios nacionales a partir de divulgar que Lilita Carrió fue la que más se benefició con ese canje, al cambiar pasajes por un total de 355.800 pesos; compartió ese primer lugar Alberto Roberti (el escandaloso titular de la Federación nacional petrolera, que recientemente pidió licencia en su cargo, a cambio de que se le continúe abonando el sueldo), con el mismo monto Luego aparece Nilda Garré, con 353.100 pesos; Paula Urroz (del PRO, Bs.As), con 349.260 pesos; y Miguel Angel Bazze (UCR Bs.As) con 340.730 pesos.