COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Las gestiones que realiza el ministro de Economía dejan abierto el interrogante en torno a si, en una especie de carrera contra reloj, alcanzará a obtener la masa de fondos necesarios para afrontar el pago del medio aguinaldo durante diciembre, o si por los tiempos que implica la nueva colocación de letras para cubrir esa obligación podrían estirar los plazos hasta el mes de enero. 

El martes habrá una reunión clave con nuevos funcionarios nacionales, mientras el miércoles será esencial para destrabar otro problema: los últimos dos rangos pendientes del salario de noviembre.

Mientras tanto, la reestructuración de la deuda externa provincial comienza a perseguirse en paralelo con el mismo objetivo planteado a nivel nacional: Chubut busca prorrogar vencimientos por 125 millones de dólares durante el año próximo, es decir más de 7.800 millones de pesos, que a valores actuales implica casi dos masas salariales completas.

En el juego de la frazada corta entre los ingresos provinciales y las obligaciones salariales, el interrogante aparece hoy con marcada claridad. ¿Se conseguirán los fondos a tiempo, para pagar el medio aguinaldo antes de finalizar el año? Las probabilidades que se derivan de la situación económica actual indican que ese escenario es casi irreal. Salvo que el gobierno nacional se vistiera de Papá Noel, por vía de la emisión de billetes. 

Tal como ha informado ADNSUR, el gobierno todavía debe reprogramar esta semana –el miércoles 18- un vencimiento por 1.300 millones de pesos, correspondiente a letras que había colocado en octubre, para el pago de salarios. Además, tiene que colocar deuda por otros 1.350 millones de pesos para terminar de pagar los últimos dos rangos salariales de noviembre (de 65.000 a 150.000 pesos y el último escalón por encima de ese monto), que debería depositar en los sucesivos viernes 20 y 27 de diciembre, respectivamente. El dato no es menor: antes de resolver los aguinaldos, la primera posta en la carrera contra el tiempo es terminar de pagar los sueldos.

Ambas operatorias, la renovación del primer tramo y la colocación del nuevo, se gestionarán el miércoles en procura de una colocación por vía de la ANSES.

Reunión con autoridades nacionales este martes

Al mismo tiempo, los funcionarios provinciales exploran las posibilidades para obtener fondos necesarios para el medio aguinaldo, que implican otros 2.500 millones de pesos, para lo cual se debe reflotar una autorización de nueva colocación de deuda que se había gestionado con el gobierno saliente de Macri, pero que debe ser retomada con la nueva administración de Alberto Fernández.

En ese marco, fuentes del gobierno provincial anticiparon a esta agencia que el martes próximo, a las 14 horas, fueron convocados todos los ministros de Economía del país, a un encuentro con la Secretaría de Relaciones con las provincias en el Ministerio del Interior. Será una instancia clave para que la provincia pueda delinear su hoja de ruta de las últimas semanas del año, de cara al objetivo de obtener fondos de cara al pago de aguinaldos que hoy, en concreto, todavía no están.

En el medio vaso lleno, los negociadores provinciales ponderan el nombre de Silvina Batakis, ex ministra de Economía de Buenos Aires en la gestión de Daniel Scioli, como responsable del área. Un perfil amigable y empático desde el punto de vista político y con mucha experiencia en situaciones complejas, pero el medio vaso vacío se vincula con uno de los pocos anuncios claros en los primeros días del gobierno nacional: Martín Guzmán dijo que no habrá emisión monetaria (que sería la solución posible para las provincias que hoy no pueden afrontar obligaciones salariales básicas), mientras que también Batakis, en sus tiempos como ministra bonaerense, supo pagar aguinaldos en cuotas.

Está claro que Chubut no es la única provincia con este problema. Son muchas las jurisdicciones del país que buscan el mismo tipo de asistencia, por lo que se espera que en ese encuentra surja una receta común para todas.

En Chubut, el SAC es una fuerte incógnita, pero no la única. Además de los últimos dos rangos de salarios, en el horizonte cercano aparece la deuda por la cláusula gatillo que, sólo en el caso de los docentes, implica un monto de 480 millones de pesos, que todavía se debe resolver cómo se obtendrán para garantizar el pago de los aumentos acordados con estatales.

La renegociación de la deuda externa provincial, a fin de salir de la asfixia de vencimientos permanentes en dólares, es una prioridad tan clara como la que se plantea el nuevo gobierno nacional, tal como anunció el flamante ministro de Economía d la Nación, ya que de otro modo tampoco la economía nacional podrá brindar asistencia a las provincias.

Fondos petroleros pendientes

En otro carril de relaciones entre la provincia y el gobierno nacional, también aparece en agenda la presentación de las provincias petroleras –nucleadas en la OFEPHI- ante las nuevas autoridades de la Secretaría de Energía de la Nación. La nota enviada este viernes 13 –Día del Petróleo- consignó saludos protocolares al flamante titular del área, Sergio Lanziani, pero le reiteró la necesidad de trabajar en temas pendientes: actualización del canon petrolero y valores de multas, además de la diferencia de precios de liquidación de regalías, que a través del sistema de retenciones ha significado una merma de recursos en la recaudación provincial.

Aunque las gestiones transcurren por caminos paralelos, ambos temas pueden vincularse claramente cuando se piensa en la posibilidad de que haya algún tipo de asistencia financiera para la provincia, aunque sea de modo indirecto. Por vía del canon petrolero, la provincia de Chubut podría pasar de recaudar apenas 28 millones de pesos a más de 200 millones en enero del año próximo, si es que se avanzara rápidamente en esa definición, postergada durante los últimos años.

En cuanto a la diferencia por regalías, el monto es aun mayor. Los técnicos de Chubut manejan el cálculo de que en la provincia dejaron de ingresar más de 1.400 millones de pesos en lo que va del año, mientras el Estado nacional recaudó más de 82 millones de dólares por vía de retenciones a la exportación. A ello se suma un interrogante no resuelto: el aumento de retenciones a productos del campo (9% para el trigo y maíz y 27% para la soja), resuelto ese sábado por vía de un decreto desde el Ministerio de Agricultura y Ganadería, deja abierta la posibilidad de que también la Secretaría de Energía de la Nación produzca un cambio similar para las exportaciones de petróleo.

Algo de ese idea y vuelta (o más bien “ida”, con escasa “vuelta”) de recursos entre provincia y nación tal vez forme parte del análisis de los funcionarios nacionales a la hora de priorizar asistencias y qué tipo de ayuda se ofrece a las jurisdicciones provinciales. También será un buen banco de pruebas para empezar a medir la relación que Chubut construirá con el gobierno nacional de Alberto Fernández.