CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Un chico de 14 años de Inglaterra no soportó el acoso de sus compañeros y decidió suicidarse frente a ellos en las vías del tren.

Las clases del 15 de julio fueron las últimas a las que Sam asistió. Ese lunes, el chico salió junto a los demás alumnos de la Escuela Salesiana ubicada en Guildford Road y ninguno imaginaba la tragedia que estaba a punto de suceder.

El joven, intimidado constantemente por otros chicos, según testimonios de algunos compañeros, llegó a la estación del tren y cuando la formación se acercaba entregó su mochila y celular a quienes estaban cerca, corrió a las vías y se acostó en el lugar. Si bien hubo súplicas y gritos para que se levantara, no pudieron convencerlo. 

Sus compañeros y otros alumnos de la escuela católica vieron justo el instante en el que el tren lo arrolló. El desconcierto invadió el lugar.

En medio del caos, alguien llamó a las autoridades y los uniformados junto a los paramédicos ayudaron a retirar el cuerpo, detalló TN.

La Policía de Transporte británica emitió un comunicado tras el trágico hecho: "Los agentes fueron llamados a la estación de Chertsey a las 4 de la tarde de ayer (15 de julio) tras los informes de una víctima en las vías. Los paramédicos también asistieron pero, lamentablemente, un niño de 14 años fue declarado muerto en la escena. Su familia ha sido informada y está siendo apoyada por oficiales especialmente entrenados".

La Policía aseguró que muy cerca del lugar encontró una nota de Sam. Dijeron que se trató de una despedida.

"Lo había visto algunas veces y parecía feliz. Pero supongo que nunca sabes lo que está pasando con alguien", dijo un compañero.