CHICAGO (ADNSUR) - Marlen Ochoa Urióstegui tenía 19 años y estuvo tres semanas desaparecida. La policía encontró su cuerpo en la casa de una mujer que la había citado por las redes sociales para regalarle ropa. Su hijo está internado en estado crítico.

Marlen estaba embarazada de nueve meses y su familia no tenía ningún rastro sobre su paradero. Pero la policía les dio -luego de tres semanas-  la peor noticia: la encontraron muerta.

Según informó Chicago Sun Times, una mujer la había secuestrado para robarle su bebé. La agresora la contactó por las redes sociales y le ofreció ropa para su hijo. Cuando Marlen llegó a su casa, la atacó, la obligó a parir y la asesinó.

Los vecinos declararon que vieron a la secuestradora toda ensangrentada y con un bebé envuelto en una toalla. Ella les dijo que había dado a luz en su casa y les pidió ayuda porque su supuesto hijo estaba "pálido y azul".

Aunque la mujer firmó la partida de nacimiento del bebé, las pruebas de ADN confirmaron que en realidad era hijo de la víctima. Los médicos informaron que está internado en grave estado, indicó TN.