CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Los delitos vinculados a "ganar" (clonar/hackear) cuentas de WhatsApp aumentaron un 50% durante la pandemia. Así lo confirmaron desde la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia, y aseguraron que se debe a la falta de circulación de dinero por la crisis y al incremento de las operaciones electrónicas debido al aislamiento.

Según reveló un informe de TN, el caso de Ezequiel Galli, intendente de Olavarría, fue el último en conocerse. El jefe comunal fue víctima de un intento de estafa: un delincuente informático utilizó la cuenta de WhatsApp de su esposa para obtener información de sus tarjetas de créditos, lo que afortunadamente no ocurrió.

Unos días antes Pampita había sido víctima de una maniobra similar. A la conductora le hackearon la cuenta de WhatsApp y los delincuentes se comunicaron con varias personas, entre estas Ángel de Brito, e intentaron engañarlos para sacarles dinero.

En esta clase de estafas el delincuente intenta activar WhatsApp en un equipo nuevo y cuando se le solicita el número de teléfono pone el de la víctima. El servicio de mensajería envía un SMS con un código de verificación a ese número y ahí es cuando, haciéndose pasar por otra persona, pide el código.

Una vez que la cuenta de WhatsApp fue dada de alta en un nuevo móvil, mientras este teléfono esté conectado a WiFi, puede seguir funcionando sin problemas. Así es como el estafador pudo seguir en contacto con el intendente para presionarlo.

De acuerdo a la información judicial a la que accedió dicho medio, con la llegada de la pandemia y el incremento de las transferencias y compras electrónicas, aumentaron 50% las denuncias de delitos vinculados a las estafas en WhatsApp y plataformas de pago y el robo de datos de homebanking.

"Tenemos una gran cantidad de denuncias de clonación de cuentas de WhatsApp y creció mucho el take over de cuentas de Mercado Pago para hacerse de la plata que el usuario pueda tener allí. También hay muchos reportes de intentos de robo vinculados a homebanking", aseguraron desde la fiscalía que dirige Horacio Azzolin.

En ocasiones las personas reciben un correo en el que se afirma que su cuenta se bloqueó y las derivan a sitios similares a los de compra y venta de productos en donde se les solicita que pongan sus datos. En ese momento es cuando se produce el robo de información.

Cuando se roban cuentas de WhatsApp, una de las maniobras más comunes es contactar a un familiar de la víctima y simular atravesar un problema que requiera del envío de plata