BUENOS AIRES (ADNSUR) - Un menor de edad salvó su vida de milagro, luego de que fuera sometido a golpes por personal de seguridad de un boliche, en la localidad bonaerense de González Catán.

El adolescente quedó inconsciente tras la agresión, mientras los patovicas le gatillaron por la espalda varias veces, y le dejaron en claro que la próxima vez le quitarán su vida. Tras la golpiza, el menor apareció a pocas cuadras de su domicilio, no se descarta que los custodios lo hayan arrojado allí,  y fue hospitalizado. Afortunadamente se recupera de las lesiones.

Según relató el joven salieron a festejar el cumpleaños de un amigo en el local bailable M21, cuyos encargados de la seguridad del lugar le permitieron el ingreso a pesar de no ser mayor de edad. En un momento había un patovica que ya los empujaba y los provocaba. "Mi hijo le dijo que se dejara de molestar y este tipo los sacó del boliche", relató Jorge, papá de la víctima, a Crónica. 

En la vereda, el joven y sus amigos fueron recibidos a insultos y con desafíos violentos por parte de otro grupo de visitantes del boliche, una situación que impulsó a los patovicas a perseguirlos. El adolescente cayó a los cincuenta metros, y unos cinco patovicas descargaron su furia a las patadas. Y fue hallado por una vecina, que inmediatamente avisó a su familia.

Según indicaron, tuvo que ser trasladado al Hospital por las severas lesiones. "Está muy dolorido, no puede comer por la pérdida de sus dientes. Está destruido anímicamente, no habla, se mantiene callado y lo vemos que está muy asustado, no quiere salir a la calle".

El hombre radicó la denuncia policial pero hasta el momento no han sido identificados.