SANTA FE - Un hombre de 38 años fue detenido en la localidad santafesina de Santa Lucía acusado de matar a su madre y luego calcinar el cuerpo provocando un incendio en la vivienda. El caso provoca conmoción también porque el matricida cometió el espeluznante hecho y se fue a compartir un asado con los amigos.

El sujeto fue identificado como Mario Ezequiel Macía, principal sospechoso de haber dado muerte a su madre, Rosa Gorosito de 75 años, para luego prender fuego al cadáver junto con la casa donde vivía.

Desde la investigación del caso se informó que el acusado resistió el arresto que buscaba imponerle la comisión policial que llegó hasta su morada en el paraje Santa Lucía, y llegó incluso a forcejear con los uniformados, pero una vez reducido clamó que lo maten por lo que había hecho. Macía fue aprehendido y alojado en la Alcaidía de la Unidad Regional XIX. 

Un hueso roto de lo poco que pudo rescatarse de la humanidad de la víctima podría alumbrar esa hipótesis, que de confirmarse calificaría el crimen. El hecho ocurrió en el citado paraje, a unos 15 kilómetros de Santa Lucía el viernes. El cadáver de Gorosito apareció calcinado dentro de una casa también quemada.

El horrendo crimen salió a la luz cuando Macía fue a comer un asado a casa de unos amigos en el mediodía del domingo. Entre vinos contó que el sábado a la noche había explotado la garrafa de su casa y como consecuencia de ello su madre perdió la vida. Azorados por lo que escuchaban, los amigos lo acompañaron de regreso a su casa y así dieron con el cuadro dantesco, pudo reconstruir.

El cadáver de la mujer estaba hecho cenizas en una de las piezas. Los amigos encerraron en una pieza a Macía y luego dieron aviso a la policía.

En este marco, la jueza de IPP Claudia Bressán revolvió imputar por homicidio calificado por el vínculo y agravado por el uso de arma de fuego a Macías. A instancias del fiscal Martín Gauna Chapero, la magistrada lo imputó además por la tenencia de arma de fuego.

El fiscal presentó los hechos indicando que Macías dio muerte a su madre con un disparo de arma de fuego (escopeta) que le impactó en el corazón y los pulmones. Esto confirmado por la autopsia.

Y que luego hizo explotar una garrafa de gas butano presente en el lugar, lo que derivó en el incendio en el lugar. Antes de prender fuego la casa, retiró un maletín con cinco escrituras y registro de marca para semovientes.