Foto: diario Crónica

COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Un hombre de 69 años transitaba en su Peugeot 206, cuando vio a una chica que le hizo seña desde una parada de colectivo para que la llevara. El hombre accedió y tras conversar acordaron en ir a su casa para tomar algo. De acuerdo a lo denunciado, la mujer fingió interés sexual y cuando estaban por intimar, ella lo golpeó en la cabeza con un objeto contundente por lo que el hombre perdió el conocimiento. Al despertarse, el sujeto que vive en el barrio Roca se dio cuenta que le habían robado dos autos.

Al despertar, el hombre se dio cuenta que le habían robado las llaves del Peugeot y un auto VW Gol que estaba guardado en el patio. Por tal motivo, la víctima hizo la denuncia en la Seccional Tercera y los efectivos le sugirieron que desconectara la batería del Peugeot, o algún cable para evitar el robo del auto que estaba en la calle. El hombre no quiso hacerlo y se fue al Hospital. Pero al regresar se encontró con que la mujer -o también podría haber sido un cómplice- había regresado y en su ausencia se llevó el Peugeot, informó diario Crónica.

Tras la denuncia, se libró una orden de secuestro para ambos autos, que se transmitió por vía radial. En paralelo comenzó la investigación de los hechos, por parte de la Brigada de Investigaciones que trabajaba con las cámaras de seguridad y de Criminalística que tenía algunas huellas y rastros de la sospechosa, que se presume actuaba en complicidad con otra mujer.

El registro del AFIS permitió identificar a la mujer como Micaela Ortellado, quien estuvo detenida hace apenas unos días por una tentativa de robo a un comercio del barrio San Cayetano.

Finalmente, el Peugeot fue localizado sin ocupantes en la calle Dorrego. Hasta allí fue el personal de Criminalística para peritarlo a fin de comparar las huellas encontradas en la casa con las del auto.