Este miércoles, se conoció que el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), le sacó dos celulares a los rugbiers acusados de matar a golpes y patadas a Fernando Báez Sosa.

Según informó TN, los utilizaban Blas Cinalli y Enzo Comelli. En este sentido, se investiga si lo usaban para defenderse en redes sociales.

Se puso el foco en la cuenta de Instagram de 5.500 seguidores llamada @rugbiers.zárate y que ya fue suspendida. 

El perfil de la cuenta, mostraba en su biografía las siguientes palabras: "Basta de condena social. Basta de mentiras. Basta de violencia. Basta de odio".

Mensajes enviados a la cuenta de Instagram Foto: TN
Mensajes enviados a la cuenta de Instagram Foto: TN

Asimismo, habían muchos mensajes insólitamente apoyándolos. 

"Yo los banco a los chicos... todos merecemos una segunda oportunidad”, decía un usuario.

“No creo que con cadena perpetua aprendamos y además tampoco creo que los padres de Fer tengan paz, ellos tendrían paz si estaría Fer, pero lamentablemente nunca más va a volver a pasar. Es todo muy triste”, había enviado otro.

Estos mensajes, tuvieron como respuesta un “me gusta” y luego fueron publicados en historias.

Por qué los rugbiers tenían celulares

Según indicaron, durante la pandemia por Covid-19 las cárceles de la provincia de Buenos Aires, a través del protocolo del SPB, habilitaron el uso del celular para comunicarse con sus familias. Además, del desarrollo educativo, cultural y el acceso a información de su situación procesal.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!