ESQUEL (ADNSUR)- Un hecho de gran violencia es investigado por la Fiscalía. La víctima es una mujer que vio correr peligro su vida a partir del último ataque de su ex pareja, ocurrido en la madrugada del 31 de agosto. Dos jueces dispusieron la prisión preventiva del imputado, en una audiencia de revisión solicitada por la Fiscalía.

La historia de relación entre víctima y victimario es una historia sesgada por la violencia de género. Fueron varios los hechos violentos que protagonizaron, varias las denuncias presentadas y varias las veces en que la víctima se retractó e incluso defendió a su agresor. Como ella misma lo define “estaba ciega, sorda y muda". Ahora es consciente del peligro que corrió todo este tiempo, pide ayuda y quiere que haya una sanción para el agresor.

EL HECHO

El hecho ocurrió durante las últimas horas del 30 de agosto en momento que la mujer se retiraba de la casa de su primo e iba a la suya en el barrio Cañadón de Borquez, con su hija de 4 años, y sintió que una persona la seguía.

Debido a la oscuridad no distinguió quién era. Escuchó que la llamaban. En un sector con luz vio a su ex pareja. Él le dijo “seguro que estás con alguno”, le pegó un golpe de puño, le trató de sacar a la nena, le volvió a pegar y la hizo caer. Con ella en el suelo le propinó patadas en el cuerpo.

Finalmente pudo levantarse, el agresor sacó cuchillo, ella le pidió que no la corte, forcejearon y la mujer alcanzó a asestarle un puntazo con su propio cuchillo, causándole una lesión superficial en la zona del abdomen. Él le dijo "no vas a quedar para mí no vas a quedar para nadie y te voy a matar acá nomas", y le asestó una puñalada en el abdomen, debiendo ser sometida con urgencia a una cirugía.

El hecho fue calificado en la acusación pública presentada el 16 de septiembre como Homicidio en grado de Tentativa agravado por el vínculo y por haberse cometido en un contexto de Violencia de Genero.

MEDIDA DE COERCIÓN

La funcionaria de Fiscalía Ruth Monge solicitó a la juez de la carpeta el dictado de la prisión preventiva porque el imputado incumplió prohibiciones de contacto dictadas con anterioridad. La magistrada resolvió rechazando el pedido por entender que no estaban dadas las condiciones para el dictado de la medida más grave que prevé el Código.

La Fiscalía pidió la revisión de lo decidido, planteo que fue tratado por los jueces Martín Zacchino y Martín O’ Connor en una audiencia realizada el miércoles a la tarde. El tribunal, entre otros aspectos, tuvo en cuenta que la tentativa de homicidio calificado tiene una expectativa de pena, incluso superior a la del homicidio simple consumado. Esta agravación de la conducta típica, en este caso lo es por el vínculo parental y por la violencia de género. Por situación de preeminencia que siente el autor por sobre la víctima por su condición de mujer.

Los jueces hicieron referencia a la Convención de Belem do Pará  y su recepción por ley nacional y provincial. Fundamentalmente esta legislación pretende hacer efectivo el derecho de las mujeres a vivir una vida sin violencia. Indicaron que el pedido de la Fiscalía está marcado por los presupuestos de la legislación específica. La víctima debe ser protegida, al evitar el entorpecimiento procesal, y por añadidura debe ser protegida por los riesgos que pretende evitar la legislación en estos casos.

Zacchino y O’ Connor entendieron que no pueden echar mano a medidas de coerción menos graves que la prisión preventiva por la situación específica de este caso. También tuvieron en cuenta los incumplimientos previos del imputado y sostuvieron que esta actitud “hace mella a los recaudos que se debe tener en materia de protección de la víctima en hechos de violencia contra la mujer”. Finalmente otorgaron la prisión preventiva por el plazo de 30 días solicitado.

"ABRÍ LOS OJOS"

Antes que resolvieran los magistrados, la víctima habó y dijo. "Estoy pidiendo justicia, porque si él no cumple las reglas mí no me sirve porque ahora trató de matarme. ¿Qué pasaría si mis hijas se quedan sin madre? ¿Qué pasaría si en ese momento él me hubiese matado?. Porque a mí en ese momento no me salvan la vida mis hijas hoy se quedan sin madre. Miles de veces lo perdoné. De los 15 años que estuve con él , siempre me maltrató. Hoy estoy cortada, me voy a quedar con esa cicatriz toda mi vida, quiero que el pague todo lo que tenga que pagar. Quiero  vivir en paz con mis hijas. Más de una vez lo perdoné y más de una vez me hizo lo que quiso. A él lo sueño, lo veo las 24 horas. Parecen pesadillas. Hoy abrí los ojos".

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!