SALTA - La Policía de General Güemes intervino este martes en un caso de explotación sexual infantil. En el hecho están involucrados al menos cuatro menores. Ya detuvieron a la madre, a tres adolescentes y a un mayor de edad luego de varias denuncias de los vecinos.

Los incalificables abusos epilogaron en la noche del sábado/madrugada del domingo. Los vecinos consultados dijeron que esa noche fue de terror ya que se escuchaban los gritos de los niños cuando eran violados. De esa manera, tres mujeres vecinas se aseguraron de lo que estaba sucediendo y tuvieron que ir personalmente a buscar a la policía.

Una de las mamás declaró en las redes sociales que el juego perverso de cinco hombres, tres adolescentes y dos mayores, consistía en hacerle perder la partida a la mamá desalmada e iban desvistiendo a los niños hasta que finalmente eran violados por todos los presentes.  “Si perdía el juego de las cartas, los chicos debían desnudarse (y luego eran abusados)” , graficó una vecina y testigo de los hechos.

Otra habitante del barrio dijo que escuchó los desgarradores gritos de una niña que estaba siendo violada y a su propia madre que la calmaba diciéndole “te va a doler, pero tenés que aguantar”, aunque la vecina aclaró que utilizó otras palabras más violentas.

Tal como detalló El Tribuno, la vecina dijo que tuvieron que reunirse, poner una persona en cada esquina para que no escaparan, buscar a la policía, pedirles a los oficiales que llegaran en silencio para escuchar las violaciones y recién ingresar a la vivienda.

 En el lugar secuestraron colchones con manchas de sangre, alcohol, gaseosas, cigarrillos y una jarra con vino y gaseosa que bebían mientras jugaban la partida de cartas, cuyo premio eran los favores sexuales de los menores, hijos de la dueña o moradora del lugar.

El periodista Ángel Teseira aseguró que existen innumerables vecinos que pueden testificar el horror que se vivía en ese asentamiento y que necesitó de la valentía de tres madres para poner coto a los abusos que tendrían larga data. Fuentes señalaron que son cinco los niños y que al menos cuatro de ellos fueron violados en varias ocasiones y en distintas partidas de cartas, donde los visitantes ponían dinero en juego y la mamá a sus hijos para saldar las apuestas.