Todos los empresarios fueron imputados por cohecho activo, ya que se habría logrado comprobar que pagaron -en efectivo o por medio de cheques- para destrabar certificados de ejecución de obra pública.

RAWSON (ADNASUR) -  Luego de tres horas de audiencia, el juez Sergio Pineda resolvió este miércoles imputar a 11 empresarios por cohecho activo con lo que se eleva a 28 la cantidad de empresarios imputados dentro de la Causa Revelación, que investiga el pago de coimas vinculado a la ejecución de obras públicas. En esta causa también están imputados cuatro ex funcionarios: el ex secretario del ex gobernador Mario Das Neves, Diego Correa; el ex ministro de Economía, Pablo Oca; el ex ministro de Infraestructura, Alejandro Pagani; y el ex ministro de Familia, Martín Bortagaray. Aunque todos están imputados por cohecho pasivo, Correa lo está en calidad de autor, mientras que los restantes serían partícipes necesarios para el pago de 'retornos' con el fin de liberar los certificados de obras.

Imputan a 11 nuevos empresarios en la Causa Revelación

Según indicó el fiscal Héctor Iturrioz a ADNSUR, "la calificación es para todos la misma, y los hechos son muy similares, los tiempo, la forma de la maniobra", en relación a la imputación de cohecho activo para los empresarios que realizaban los pagos, y cohecho pasivo para los funcionarios que recaudaban ese dinero como condición de otorgar obras o liberar pagos de obras contratadas y en ejecución.

Sobre los nuevos empresarios imputados, Iturrioz indicó que hay distintas pruebas de los pagos realizados. "No de todos tenemos cheques, de otros tenemos evidencia que se pago dinero en efectivo", puntualizó.

Más imputaciones

El fiscal aseguró que "va a haber una ronda más" de imputaciones ya que se investigó a la totalidad de los empresarios que estuvieron vinculados con la ejecución de obra pública. "Tenemos 28 empresarios imputados, y va a haber más", remarcó, aunque aclaró que "hay empresarios en los que se verificó una orfandad probatoria que no nos permite el mínimo de sospecha- que es la imputación-, pero son los menos".

Iturrioz indicó que un empresario llevaba "una suerte de registro con formato de cuenta corriente, porque dijo que un mes le pidieron una suma superior a la que creía que era procedente, que él creía que no merecían, entonces les pagó menos, y no le pagaron nunca más la obra, y el no pagó más retornos tampoco, por eso está imputado en un solo hecho. Y nunca más le dieron obras, es más, le bajaron contratos que tenía ganados".

"Todos los empresarios dicen que pagaban porque eran obligados. Sabemos que era exigencia de Estado, lo que no se explica era por que seguían estando dentro de ese sistema ilegal", finalizó Iturrioz.