CAPITAL FEDERAL (ADNSUR) - Cecilia fue la primera persona en asistir a la mujer que sufrió el brutal ataque en Puerto Deseado, en el que, además de ser violada, asesinaron a su pequeño hijo de cuatro años. "Nos pegamos un susto bárbaro. Nunca habíamos visto una persona bañada en sangre", contó la mujer, quien se encontraba junto a su familia cuando vieron a la mujer atacada.

"Nos encontrábamos en el Autódromo Ramonín Fernández regando los árboles y caminando por el circuito con mi hermana menor, mi espeso y mi sobrino. Cuando ya nos estábamos por ir a nuestro hogar vimos a una persona ensangrentada entrando al salón de usos múltiples del autódromo", dijo Cecilia a TN y agregó: "La sentamos, le dimos agua, la contuvimos. Llamamos al 101 y en cinco minutos se acercó el patrullero. Fueron los minutos mas largos de mi vida".

"Todo el tiempo nos pedía que buscáramos al nene, que después nos enteramos de que apareció muerto", recuerdo Cecilia.

Durante ese lapso, la mujer salteña le contó a la familia que la ayudó cómo había llegado hasta allí. "Ella nos contó que vino de Salta con su hijo menor a visitar a su hijo mayor que trabaja en una maderera. El hijo la acercó a un paraje que se llama playa Cavendish para que ella se quede un rato con el nene mientras él trabajaba. Ahí es cuando la abordaron dos masculinos con un arma blanca que la obligaron a tener relaciones sexuales. Mientras uno tenía al nene el otro abusaba de ella con un arma. La metieron en una cueva y abusaron de ella", detalló la mujer. 

La víctima les contó que después "la golpearon con una piedra para matarla después que uno de los atacantes advirtiera que la mujer les vio la cara. Me parece que a uno de los atacantes pudo identificar", concluyó la mujer que declaró en la comisaría.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!