VIEDMA - Juan Carlos Ferrandi (66) era un peón que a diario se movilizaba en la zona rural entre la localidad rionegrina de Guardia Mitre y la comarca Viedma-Patagones y se encontraba desaparecido desde el miércoles pasado a la tarde cuando su camioneta Toyota fue encontrada volcada en un camino vecinal.

Para intentar dar con su paradero utilizaron perros entrenados y decenas de agentes. La búsqueda se extendió durante cuatro días hasta que se transformó, durante el fin de semana, en la investigación de su homicidio.

Según informa Clarín, baqueanos de la zona hallaron el cadáver de Ferrandi en un campo cercano y, a la par, la Justicia determinó que alguien había estado utilizado su teléfono celular tras su desaparición.

Aunque la camioneta fue hallada el miércoles por la tarde, el vuelco habría ocurrido a la mañana de ese día. Dos horas después del hallazgo, el teléfono móvil de Ferrandi se activó varias veces.

Desde la Unidad Funcional de Instrucción Judicial 20 de Bahía Blanca, dedicada a la búsqueda de desaparecidos, dieron con las personas que habían recibido algunos de esos llamados y así lograron llegar a Sergio C., un joven de 24 años con antecedentes judiciales, que se encontraba de paso por Guardia Mitre y volvía a Patagones. Según se supo, varias contradicciones lo pusieron en la mira de los investigadores.

Entre otras cosas, el joven no pudo explicar cómo había utilizado el teléfono de Ferrandi, al que había vendido después de utilizar una tarjeta SIM, distinta a la original.

El hallazgo del cadáver del peón rural del sábado y la autopsia practicada al cuerpo el domingo, derivaron en su pedido de detención por "homicidio agravado", por parte de la justicia de Garantías de Bahía Blanca.

Según informó la Delegación Departamental de Investigaciones bahiense, el informe detectó “un traumatismo de cráneo lateral izquierdo y maxilar superior izquierdo de Ferrandi producto de golpes con un elemento contundente”.

Según la investigación, Ferrandi había partido el miércoles a la mañana desde Guardia Mitre hacia Carmen de Patagones y, en un momento del viaje habría dado con Carrizo, quien hacía dedo en la ruta en la misma dirección.

Durante el viaje, el joven habría atacado al conductor y lo habría golpeado hasta matarlo. Luego habría arrastrado su cuerpo por unos diez metros hasta un campo y huido con la camioneta del lugar. 

Por la velocidad que llevaba y al desconocer el camino rural, el hombre perdió el control y volcó. Cuando encontraron el vehículo, el perro de la víctima estaba atado a una rueda.

Este lunes será indagado en forma remota por el fiscal de Homicidios de Bahía Blanca Jorge Viego.

Fuente: Clarín