COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este jueves se realizó la primera jornada de debate por el femicidio de Soledad Arrieta, ocurrido el 5 de febrero de 2018 y que tiene como único imputado  a Gustavo Servera. En la fecha pudieron escucharse los alegatos iniciales de las partes, además de la declaración de los primeros 11 testigos en el caso. Para este viernes se espera continuar con la recepción de la prueba testimonial.

Tal como informó ADNSUR más temprano, la fiscal María Laura Blanco sostuvo que va a probar a lo largo del debate el hecho ocurrido el 5 de febrero del año pasado entre las 01.30 y las 02.02 horas, cuando María Soledad Arrieta se encontraba en en la parte posterior de la casa ubicada en Juan Manuel de Rosas al 3600, del Barrio Abel Amaya. "Se hizo presente su esposo, Gustavo Alejandro Servera, quien reside en el inmueble ubicado en la parte delantera del predio, ingresó a la vivienda donde se encontraba Arrieta, y mediante golpes y utilizando un lazo metálico que colocó alrededor del cuello de Arrieta, ejerció presión y la redujo. Acto seguido, la condujo al dormitorio del inmueble, donde la roció con un líquido inflamable y la prendió fuego, tras lo cual se retiró del lugar, provocando así la muerte de Arrieta por quemadura extensa y de vías aéreas.

Dijo que "el ataque reseñado se produjo como conclusión de una relación signada por violencia de género, en la que Arrieta se encontraba en una situación de subordinación y sometimiento hacia Servera, basada en una relación desigual de poder". El hecho fue calificado "jurídicamente el mismo como ´homicidio doblemente agravado, por haber sido cometido contra el cónyuge, y por haber sido cometido contra una mujer siendo perpetrado por un hombre, mediando violencia de género´".

Por su parte, el defensor Romero cuestionó en su teoría del caso que el autor del hecho haya sido su defendido. Aseguró que se va a probar en el debate que aquella noche del hecho Arrieta “no estaba sola, que había comido con otra persona”. Incluso "había un vaso con una flor en la mesa", aseguró el defensor, sugiriendo que pudo haber una tercera persona involucrada en el hecho.

La primera testigo fue la madre de la víctima que dijo conocer al imputado desde chico y que la relación con su hija siempre fue tormentosa. “Se separaban y se volvían a juntar, hasta esta última que parecía ser la definitiva”. Luego comenzaron las agresiones físicas, recordando que en un “cumpleaños de uno de sus hijos él”, por Servera, “la agarró del cuello”. También recordó que su hija entró al templo Umbanda, pero que ella eso no lo compartía. Seguidamente Servera también ingresó a dicha creencia y se los veía andar todo el tiempo, con personas diferentes hasta altas horas de la noche.

También escuchó el rumor de que “su hija salía con el pai, que es como un sacerdote, o algo así”. Explicó que las agresiones físicas continuaron y "la violencia era una constante dentro de la casa, frente a sus hijos". Ella le decía a su hija que haga la denuncia, pero no la pudieron convencer y finalmente recibe un llamado para avisarle que su hija estaba muerta.

El tribunal de debate fue presidido por Martín Cosmaro e integrado por los jueces Mariel Suárez y Jorge Novarino- éste último de la localidad de Sarmiento; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente María Laura Blanco, fiscal general; en tanto que la defensa del imputado fue ejercida por Francisco Miguel Romero, abogado de confianza del mismo. Asimismo se encontraban en la sala presentes familiares de la víctima acompañados por profesionales del SAVD, como también público en general y abogados de la Defensa Pública.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!