COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este jueves por la mañana comenzó el juicio por el femicidio de Soledad Arrieta, ocurrido el 5 de febrero del 2018 en una casa ubicada sobre la calle Juan Manuel de Rosas del barrio Abel Amaya. Durante la jornada, la fiscal María Laura Blanco, hizo una introducción al caso. En la presentación aseguró que se trató de "un plan ideado por Servera, que incluyó una coartada en la que involucró a sus hijos para intentar quedar impune". 

"María Soledad Arrieta era una mujer joven, estaba por cumplir 39 años, y desde los 15 estaba en pareja con Gustavo Alejandro Servera, el principal acusado. Tras pocos años de noviazgo formaron pareja, convivieron por el lapso de aproximadamente 9 años y se casaron. Como fruto de esta relación nacieron sus tres hijos, que al momento del femicidio, tenían 13, 9 y 7 años respectivamente", señaló la fiscal. 

"La relación entre Servera y Arrieta fue tormentosa. Estuvo signada por peleas e infidelidades por parte de Servera, lo que dio lugar a varias separaciones. Soledad siempre lo perdonaba y se reconciliaban. Arrieta se encontraba atrapada en un vínculo que con el tiempo se tornaba cada vez más violento Eran situaciones de de peleas, incluso de humillaciones que, en algunas situaciones, eran recíprocas, pero siempre en el plano de la agresión verbal". 

Juicio por el Femicidio de Arrieta: "fue un plan ideado por Servera", dijo la fiscal

"Finalmente, a mediados del año 2017, una vez más, toman la decisión de separarse pero siguen viviendo en la misma casa, pensando que sería lo mejor para sus hijos. Servera pensaba que esta separación era una más, hasta que comenzó a sospechar que Soledad había iniciado una relación con otra persona. Pese a que él también estaba con otra persona, Servera comenzó a desarrollar conductas celotípicas, posesivas y de control hacia Arrieta, siempre con la intención de dominarla. La situación se torno aún más violenta", sostuvo. 

En este marco, la fiscal recordó que "ella se mudo al quincho trasero que estaba en el predio que la casa. Se mudó con su hija menor y los dos hijos se quedaron con Servera. Hacia fines del 2017 tomó la decisión de iniciar los trámites de divorcio y le anunció a Gustavo esa postura; a partir de ahí la situación se torno insostenible". 

"El día lunes 5 de febrero de 2018 entre la 1:30 y 1:50 horas, Soledad estaba sola en el quincho donde vivía y Servera ingresó, la abordó y la redujo con golpes y compresión en el cuello. Después la llevó a la habitación, la colocó sobre la cama, la roció con una sustancia inflamable, la prendió fuego y se retiró del lugar, provocando la muerte de Soledad por quemaduras", concluyó la fiscal. 

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!