COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Este miércoles, pasadas las 13 horas, el juez Alejandro Soñis definió, en consonancia con lo solicitado por la fiscal Camila Banfi, cuatro meses de prisión preventiva para los cuatro hermanos sospechados de haber participado de la brutal golpiza que le provocó la muerte al joven Alan Nahuelmilla, de 16años, el fin de semana en el barrio Máximo Abásolo.

Banfi detalló cómo secuestraron a Alan y a su amigo, identificado con las iniciales J.G, las torturas que recibieron y cómo fueron liberados: “Siendo las 23 horas del sábado 14 de abril de este año, los hermanos Marcelo, Sebastián, Kevin y Ángel Ibáñez, junto a una quinta persona aún no identificada, interceptaron en la calle Los Duraznos de la zona de Quintas a los jóvenes Alan Nahuelmilla y J.G de 19 años, con el fin de obligarlos a entregar un televisor que presuntamente le habrían sustraído a Marcelo Ibáñez".

La fiscal explicó que Marcelo Ibáñez llevaba un arma de fuego calibre 45, y se bajó de un vehículo Chevrolet S10 blanco, mientras que Sebastián, Kevin y Ángel hicieron lo propio de un vehículo cinco puertas de color oscuro, todos armados y procedieron a emboscar a las víctimas para luego maniatarlas y atarlas con una soga, los arrastraron con la camioneta trasladándolos hasta el patio de la casa de Marcelo Ibáñez en la calle Los Duraznos.

Una vez en el lugar los sometieron a diversas clases de castigos físicos: "golpes, patadas en diversas partes del cuerpo, golpes en la cabeza con una pala, provocándoles cortes, los desnudaron y les tiraron agua fría con bidones de 20 litros, a J.G le cortaron la oreja en reiteradas oportunidades con un alicate. Les pusieron sogas al cuello para ahorcarlos, tiraban tiros al aire, y a su vez los amenazan con matarlos si no decían dónde estaba el televisor".

Marcelo Ibáñez llamaba telefónicamente pidiendo más municiones con el fin de poder darle muerte a los jóvenes, mientras filmaron toda la agresión, "todo eso en un lapso de 4 horas", describió Banfi.

"Luego de ese tiempo, siendo cerca de las 3 de la madrugada del 15 de abril, los imputados se retiraron del lugar junto a Alan, a quien por los restos hemáticos hallados en el lugar, lo trasladaron hasta los predios ubicados en Los Duraznos y Miroglio donde viven Sebastián, Kevin y Ángel para luego arrastrarlo en un vehículo por tres cuadras hasta el domicilio de sus tíos y allí lo abandonaron".

Foto: ADNSUR

Al regresar al lugar, los imputados que aún mantenían cautivo a J.G, continuaron con los golpes, hasta que aproximadamente a las 8 de la mañana lo entregaron, previo a intimidarlo para que no denuncie, realizando disparos al aire. Así J.G escapó hasta su domicilio donde fue trasladado al Hospital regional para curar sus heridas, siendo éstas de carácter grave.

Por su parte, los familiares de Alan, lo encontraron en la calle cercana, lo trasladaron al Hospital donde ingresó con riesgo vital falleciendo a las 17.30 por traumatismo grave de cráneo y hemorragia cerebral a causa de los golpes recibidos.

El Ministerio Público Fiscal calificó provisoriamente la privación ilegítima de la libertad agravada por haber sido cometido contra un menor, por las lesiones graves causadas a una de las víctimas por la pluralidad de partícipes y pr la muerte de una de las víctimas, todos ellos en carácter de coautor