El médico que le realizó la autopsia al niño, brindó su testimonio en la cuarta audiencia del debate al que son sometidas Magdalena Espósito Valenti, madre de Lucio, y su pareja, Abigail Páez.

Los jueces Alejandra Ongaro, Andrés Olié y Daniel Sáez Zamora reanudaron el debate pasadas las 8.30 cuando llamaron a declarar al médico forense Juan Carlos Toulouse quien ratificó su testimonio aportado en el marco de la investigación y sostuvo que el fallecimiento de Lucio fue producto de “politraumatismos” y una “hemorragia interna”.

Allí, el médico indicó que el niño tenía "lesiones en varias partes del cuerpo", que había sido víctima de abusos sexuales “recientes y de vieja data”, a la vez que presentaba “un fuerte golpe que le afectaba la cadera, el glúteo y la pierna, con una data de 7 a 8 días”.

Durante el testimonio, la fiscalía, representada por Verónica Silvana Ferrero, Marcos Sacco y María Mónica Rivero, le exhibió a Toulouse una serie de fotografías para que explicara cómo y con qué objetos se habían producido las lesiones que la víctima tenía en varias partes del cuerpo. Previo al testimonio del forense, las defensas de Espósito Valenti y Páez manifestaron que las imputadas no querían estar en el recinto durante la declaración del perito, por lo que oyeron los dichos del médico desde dos salas contiguas con parlantes.

Según fuentes judiciales, hasta el momento declararon 15 de los más de 100 testigos que están citados al juicio y las audiencias continuarán mañana a partir de las 8 de la mañana.

 La acusación del Ministerio Público Fiscal contra la madre de Lucio es "abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por ser la ascendiente, por ser cometido por dos personas y por existir convivencia entre ella y la víctima menor de 18 años, en concurso real con homicidio calificado por ser la ascendiente, por ensañamiento y alevosía".

En tanto, a Páez se le imputa el mismo delito, pero sin el agravante de ser la ascendiente. La querella, en el alegato de apertura, adhirió a las calificaciones legales del MPF, aunque añadió que también existió la agravante de odio de género para el homicidio.

Por su parte, en la primera jornada del juicio, la defensa de la madre de Lucio dijo que la mujer "no fue la autora material" del crimen del niño y que Lucio ya venía sufriendo agresiones por parte de la familia paterna, mientras que la abogada de Páez, su pareja, rechazó la acusación y dijo que ella "procuró evitar" su muerte.

El juicio, que se desarrolla a puertas cerradas ya que la víctima era menor de edad y se debate un delito contra la integridad sexual, se lleva a cabo en la sede de la Ciudad Judicial de Santa Rosa, situada en las avenidas Uruguay y Perón, hasta donde las acusadas fueron trasladadas procedentes de la Penitenciaría 1 de San Luis, donde cumplen sus prisiones preventivas. Es que cuando se conoció el caso el 26 de noviembre del año pasado los vecinos salieron a la calle para expresar su reclamo por el crimen del niño y se produjeron serios incidentes en la comisaría donde estaban alojadas las detenidas.

Según la autopsia, solicitada por la Fiscalía de Investigaciones Administrativas (FIA), el niño "presentaba politraumatismos por golpes, mordeduras y quemaduras, de vieja y reciente data" y que el deceso se produjo por una "hemorragia interna", producto de las agresiones.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!