El era buscado por la Interpol y había ingresado al país hacía cuatro días pese a tener una alerta de captura internacional.

Tras su arresto quedó a disposición del Juzgado Federal, informó diario Jornada. 

Ahora buscan deportarlo a Brasil para continuar el curso de las causas que lo involucran en maniobras ilegales vinculadas al narcotráfico.

El peligroso narco es integrante del “Primeiro Comando da Capital” (PCC), la organización criminal más grande de Brasil.