CAPITAL FEDERAL - En la Justicia, el Gobierno y las fuerzas de seguridad se maneja como la más probable, hasta ahora, la hipótesis del móvil "personal" detrás del ataque contra el diputado radical Héctor Olivares y el asesinado del funcionario nacional Miguel Yadón, mientras se desinfla la hipótesis política. En esa línea, pese al hermetismo con que se maneja el caso, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, aseguró que el objetivo era Yadón y no Olivares.

Una alta fuente del partido radical aseguró a Clarín que Yadón “no era político, era un técnico”. Efectivamente, era ingeniero eléctrico y se desempeñaba como coordinador del Fondo Fiduciario del Transporte Eléctrico Federal (FFTEF) de La Rioja desde noviembre de 2017. Yadón y Olivares se conocían desde la adolescencia y compartían un departamento ubicado a metros del lugar del ataque. El departamento está en Rivadavia y Paraná y lo ocupaban cuando desarrollaban sus actividades en la ciudad de Buenos Aires, según allegados al legislador radical.

Dos fuentes judiciales y una del gobierno se inclinan por “un motivo personal, una venganza" y le asignan menores posibilidades a una disputa "económica”.

La principal hipótesis es que Yadón habría tenido “alguna relación” con la hija de Juan Jesús “El Gitano” Fernández, quien hasta ahora es el principal sospechoso y se lo vio subiendo al auto. Según estas altas fuentes, el que habría disparado es “El Gitano” Fernández y no su hijo Juan Fernández Cano. La hija del "Gitano" se llamaría Estefanía Fernández Cano.

Por descarte, el director de Inteligencia del ministerio de Seguridad, Gerardo Milman, dijo que "el crimen político es la última de las hipótesis que tenemos en este momento". Mientras tanto, la fiscal de instrucción Estela Andrades y el juez Mariano Iturralde ordenaron una batería de medidas de prueba para tratar de comprobar el motivo de este tipo de ataque que hacía años no se registraba en la historia argentina.

Si bien los atacantes dieron evidencia de no ser profesionales, hicieron alguna tarea de inteligencia previa. “Tanto el diputado como el funcionario compartían el alquiler de un departamento cercano al Congreso y aparentemente tenían la rutina de ir a caminar en la Plaza", agregó Milman en declaraciones a radio Nacional.

La hipótesis de que el objetivo era Yadón se confirma con la secuencia del ataque que quedó grabada en cámaras de seguridad. Desde el auto Vento disparan contra el dúo. Una bala le entra a Olivares por abajo del abdomen, sale por el torax y su brazo, le atraviesa el estómago y luego impacta en Yadón. Es decir, el diputado riojano había quedado en la línea de fuego de los atacantes porque venía camimando pegado al cordón de la avenida Rivadavia y su amigo venía más lejos de la calle. Olivares fue herido por ese único disparo pero se encuentra internado en muy grave estado en el hospital Ramos Mejía.

Si bien la autopsia de Yadón se hará mañana, las fuentes afirmaron que recibió “entre 4 ó 5 balas” a juzgar por las vainas servidas que se encontraron en el lugar del crimen. Luego de los disparos, se ve cómo el diputado Olivares se levanta, camina y los asesinos no buscaron rematarlo. Los sicarios profesionales no dejan testigos y tantas huellas por todas partes. “Eso hace pensar que el objetivo era Yadón", aseveró Bullrich. En el video, se ve luego al hijo levantar un par de vainas vacías y tirar otras en dos tachos de basura junto a balas sin  usar. Serían de calibre .40 y sería todas de la misma arma.

Efectivos de la Policía Federal y de la Ciudad realizaban esta noche una serie de operativos. En las fuentes trascendió que la hija de “El Gitano” habría ayudado a su padre a fugarse en su propio auto y que se lo está rastreando a través de celulares.