RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - alrededor de 200 efectivos de Gendarmería Nacional iban camino a la localidad de Río Turbio, solicitados por la Intervención de YCRT, lo que puso en estado de alerta a la comunidad de la Cuenca Carbonífera. Sin embargo, tras la repercusión en las redes sociales habría desatado una contraorden.

De acuerdo a lo informado por Tiempo Sur, habría sido el propio Omar Zeidán quien pidió apoyo y por esto se movilizó a efectivos de La Pampa y Bariloche, los que llegaron hasta la localidad de Gobernador Gregores y de ahí pegaron la vuelta.

Conflicto minero: Alerta por la “militarización” en Santa Cruz

La noticia sorprendió a los gremios de la Intersindical, que el lunes tienen prevista una reunión  con el ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren.

En principio eran alrededor de 120 gendarmes los que iban con destino a Río Turbio. Pero a éstos se les sumarían otros 80 gendarmes de Las Heras. Es por esta razón que los mineros comenzaron a prepararse para noticias poco alentadoras, ya que vieron en esta decisión del Interventor una pista de lo que les podrían llegar a decir el lunes.

Es que algunos trabajadores creen que se van a ratificar los despidos, e inclusive podría haber muchas personas más que queden desocupadas. Desde los gremios una de las incertidumbres que surge es la duda de por qué se habría solicitado apoyo de Gendarmería si la intención de Omar Zeidán era resolver el conflicto.

En las últimas horas comenzó a trascender de forma extra oficial que una posibilidad sería la de cerrar provisoriamente la mina, privatizarla y volver a abrir con menos personal. Este rumor comienza a tomar fuerza con el correr de las horas.