En Trelew, al igual que en otros puntos del país, se impuso una nueva tendencia que no es precisamente la ropa que se va usar esta temporada otoño invierno. La artimaña es harto conocida, no hay ningún as bajo la manga, pero casi nunca falla.  

Un par de amigas con bolsos y carteras salen de shopping, ingresan a un local, preguntan por una prenda –el talle casi siempre es la coartada- y esperan a que el empleado o la empleada vaya al depósito “a ver si nos queda algo atrás”. Los blancos predilectos por lo general son los locales de indumentaria y, en menor medida, de electrónica.

Cuando la joven regresa con el par de zapatos o la remera, se encuentra con que falta la prenda que había dejado en el mostrado o colgada en el perchero. La escena se repite como en una película que empieza y termina y vuelve a empezar. Los maniquís son testigos mudos. Los clientes distraídos por lo general no se dan cuenta.

Los comerciantes de Trelew tienen identificadas a unas diez mecheras que merodean sigilosas por la zona céntrica. Hace un tiempo reactivaron un grupo de WhatsApp que hasta ahora es el antídoto más eficaz que encontraron para identificarlas.

El grupo de WhatsApp que administra la Policía ya es viral entre los comerciantes trelewenses. “Andan dos mecheras van de rosado remera, jeans azul pelo pelirrojo, mochila rosada una y la otra calza corta azul y blanca, top negro y peló pelirrojo. Se dirigen hacia la 25 y Mitre. Con dos bolsas más”, dice un texto de consumo interno. Así funciona la comunicación entre los dueños de los locales que tienen el olfato entrenado para detectar delincuentes.

“Si vemos dos amigas con bolsas empezamos a sospechar”, cuenta un comerciante. “Se hacen las boludas si está el chico solo atendiendo, una campanea, el otro se va al fondo y se meten algo en la cartera, la tienen clarísima”, dice una víctima.

Nahuel, comerciante de Trelew. "No te podés distraer", asume.
Nahuel, comerciante de Trelew. "No te podés distraer", asume.

El hurto no conoce distinciones de género, también hay hombres de todas las edades que delinquen. Un comerciante de una importante tienda de ropa deportiva de Trelew, comentó que hace pocos días un señor se llevó siete calzas de ciclista y las encontró en las redes sociales a un precio similar. “Ni siquiera los venden más baratos”, cuenta un comerciante que está harto de ver pasar frente a sus narices un circuito de venta clandestina que parece no tener fin.

“Hay mucho mechero todo el tiempo, siempre te enterás que roban algo, siempre tenés que estar atento. Tenés que andar fijándote todo el tiempo. Me ha pasado que fui atrás un segundo, volví y me estaban llevando una pila de ropa. En general son jóvenes de menos de 25 años, hay muchos. No te podés distraer ni un segundo”, dice Nahuel Eduardo que tiene un local de ropa en el microcentro.

¿” Y SI LO LLAMAMOS A MASSONI”?

La sombra del exministro de Seguridad, Federico Massoni, sigue presente en los comentarios de los comerciantes de Trelew.  Un grupo del centro de la calle Pellegrini ya habría tendido redes con el exministro para pedirle que los asesore, como un vecino más, en aquellas pequeñas acciones que deberían ajustar para evitar caer víctimas de la inseguridad.

El fin de semana pasado lo vieron a Massoni en INTA y Los Pensamientos hablando con vecinos que se acercaron para comentarle que ya no ven más los rondines, operativos de saturación y los policías se ven muy limitados. Al parecer delineaba operativos que se ajustaban a las particularidades de cada zona de Trelew, y esto ya no se estaría implementando, dijeron las fuentes.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!